PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome del nido vacío
Los hijos son una gran fuente de satisfacción y también de preocupación y, cuando se marchan de casa, los padres pueden sufrir lo que se conoce como ‘síndrome del nido vacío’. Te explicamos cómo afrontarlo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Síntomas y diagnóstico del 'síndrome del nido vacío'

El ‘síndrome del nido vacío’ carece de entidad clínica diagnosticable en los principales manuales médicos. No obstante, existen una serie de síntomas frecuentes que lo caracterizan y ayudan a establecer el diagnóstico de ‘síndrome del nido vacío’:

  • Sentimientos de tristeza.
  • Sensación de soledad, vacío.
  • Aburrimiento.
  • Sensación de no tener nada que hacer.
  • Llanto (o ganas de llorar) más frecuente del habitual durante un período prolongado.
  • Recuerdos constantes de cuando los hijos eran pequeños (hablan de ello, ponen fotos de esa época, etcétera).
  • Sensación de pérdida de sentido de la propia vida.
  • Sentimiento de que nunca va a ser tan feliz como cuando sus hijos estaban en casa.
  • Quejas somáticas.
  • Problemas para dormir.

No debemos olvidar que para hablar de ‘síndrome de nido vacío’ estos síntomas deben aparecer después de que uno o varios hijos abandonen el hogar (entre la semana y meses inmediatamente posteriores), y no estar asociados a ningún otro problema emocional que pudiera explicarlos mejor, como es el caso de un trastorno del estado de ánimo.

Si estos síntomas del ‘síndrome del nido vacío’ se prolongasen en el tiempo o causasen una interferencia significativa en la vida del afectado, sería recomendable solicitar ayuda psicológica con el fin de prevenir o tratar posibles trastornos de ansiedad o del estado de ánimo (por ejemplo depresión), que pueden ser resultado de un mal manejo de este síndrome.

Actualizado: 15 de Septiembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD