PUBLICIDAD

Mente y emociones
Disartria
La disartria es un trastorno del habla que impide la correcta articulación de sonidos y palabras, dificulta la comunicación efectiva, y afecta también a la deglución. Conoce su tratamiento y los ejercicios más indicados.
Escrito por Mireya Cortavitarte, Logopeda experta en patologías de la voz

Consejos para trabajar con personas con disartria

Los familiares o amigos que quieran ayudar a las personas con disartria a mejorar su capacidad de comunicación, deben seguir estos consejos:

  • Son personas que se fatigan fácilmente, por lo que es preferible que realicen un menor número de ejercicios, pero de manera correcta.
  • Es un tratamiento personalizado y adaptado a las características de cada uno; no hay dos casos iguales, por ello, es importante respetar las pautas y ejercicios que nos facilitan los diferentes profesionales que trabajan con los pacientes disártricos, como logopedas, fisioterapeutas, y terapeutas ocupacionales.
  • Lo ideal es trabajar por la mañana o por la tarde, momentos en los que estén mas descansados.
  • El entorno y la sala tiene que estar adecuada y tranquila. Hay que evitar ruidos y distracciones para centrarnos en el lenguaje, e ir haciéndonos a su lenguaje oral y mejorar nuestra comprensión. Llegará un momento en que les entendamos sin dificultad.
  • Respetar las pautas propias del oyente indicadas a continuación.

Aspectos a tener en cuenta por la persona con habla disártrica

Las personas co disartria deben prestar atención a:

  • Intentar utilizar palabras clave: claras y concisas a la hora de empezar a hablar sobre algún tema en concreto.
  • Confirmar que la persona o personas con las que interactúan le están entendiendo.
  • Coordinar la respiración y la fonación para hablar alto y despacio.
  • Cuando se sienta fatigado, parar y descansar para que la calidad del habla no mengüe.
  • Cuando no sea capaz de hacerse entender de manera oral, acudir a otros sistemas que le resulten útiles y cómodos.

Aspectos a tener en cuenta por el oyente

La persona o personas que interactúan con el paciente deben:

  • Buscar un sitio tranquilo, sin distracciones, y sin ruidos de fondo que puedan perjudicar la calidad de la comunicación.
  • Estar atento y pendiente tanto a las emisiones orales, como gestuales.
  • Mirar a la persona durante la conversación para no perder detalle.
  • Si en algún momento no entiende lo que le está diciendo:
    • Decirlo para que la otra persona lo repita, o buscar otra manera alternativa para hacerse entender.
    • Indicar la parte que se ha comprendido para facilitarle la labor al hablante.
    • Hacer preguntas directas y no abiertas, indicarle que lo escriba, o que se apoye en un gesto.

La evolución del paciente con disartria, ya sea un niño o un adulto, dependerá directamente del origen de esta y de la intensidad y afectación de la misma. Hay buena evolución cuando la afectación cerebral o muscular es leve, pero cuando es una afectación severa, o asociada a otra patología de base, hemos de tener en cuenta que será un tratamiento estimulador, mas que rehabilitador. El objetivo principal siempre será buscar una buena calidad de vida para este tipo de pacientes, y dotarles de sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (SAAC) para que ellos puedan valerse de manera autónoma en sus entornos cercanos.

Actualizado: 8 de Julio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD