PUBLICIDAD

Mente y emociones
Ecolalia
La ecolalia, que consiste en imitar y repetir frases y sonidos de forma involuntaria, es un síntoma de trastornos como el autismo o la afasia. Conoce cómo puedes ayudar a los afectados y comunicarte mejor con ellos.
Escrito por Mireya Cortavitarte, Logopeda experta en patologías de la voz

Tratamiento de la ecolalia y consejos para familiares

La ecolalia es un trastorno del habla que no tiene cura, es decir, no va a desaparecer nunca, pero sí se puede trabajar para que se reduzcan el número de repeticiones que realiza el paciente y la intensidad de las mismas.

En la rehabilitación de este tipo de pacientes, el logopeda debe informarse previamente hablando con la familia sobre las preferencias y gustos del niño o el adulto ecolálico, para de esta manera elaborar material específico y personalizado adaptado a cada uno de ellos. Los profesionales que trabajamos con este tipo de pacientes debemos actuar como uno más de su entorno, y utilizar todos los medios que tenemos a nuestro alcance, desde fotos que nos hayan facilitado sus familiares y amigos, a pictogramas, ordenadores, tablets…,ya que a cada paciente le resulta mas atractivo un método de trabajo u otro. Nuestro objetivo principal es buscar la reducción de las ecolalias y, para conseguirlo, debemos adaptarnos a cada persona y a la patología asociada a su ecolalia, lo que va a exigir una metodología diferente de trabajo en cada caso concreto para poder lograr un lenguaje funcional y efectivo.

Las personas del entorno cercano del niño pueden utilizar coletillas para identificar estados de ánimo, gustos, o preferencias ante diferentes actividades, usando frases o palabras concretas. Un ejemplo puede ser a la hora de escoger una actividad lúdica entre dibujar o jugar con el ordenador usando la coletilla ‘yo el robot’. Para terceras personas puede no significar nada, pero a los que estamos conviviendo y trabajando con ellos a diario nos informa de que en esta ocasión prefiere jugar con el ordenador. En caso de que hubiese dicho ‘a mí pinturas’ le hubiésemos dejado pintar.

Conociendo sus gustos y preferencias entre una comida u otra, postres, juegos, actividades, ropa, lugares…, podemos establecer este tipo de coletillas para ayudarnos a entender y dar funcionalidad a su lenguaje. Si le gusta mucho jugar con el ordenador en comparación con pintar, se trata de buenas situaciones para favorecer un lenguaje funcional mediante ensayo-error, utilizando preguntas cuya respuesta conocemos previamente. Esa ventaja nos ayuda a trabajar la funcionalidad del lenguaje y la intencionalidad.

Consejos para que los familiares ayuden al paciente ecolálico

A continuación os explicamos algunas pautas que ayudan a evitar o a disminuir los episodios de ecolalia, asía como a favorecer la comunicación con el paciente ecolálico, con sencillos ejemplos:

  •  Debemos elaborar oraciones claras o hacer preguntas directas: “¿Quieres pan?”, “Hay que estar sentado” son ejemplos de frases que evitan posibles dudas, ya que indican de manera clara la información que queremos hacer llegar, sin que otros elementos puedan dar lugar a que ésta se pierda.
  • Usar un vocabulario sencillo y que le resulte familiar. No debemos usar tecnicismos ni palabras que no sean acordes a su edad en el caso de los niños, o que sepamos que no son habituales en su entorno aunque se trate de un adulto.
  • No utilizar enunciados muy largos o complejos, porque con ello solo conseguiríamos dificultar al paciente su comprensión, y que se pierda en esa gran cantidad de palabras.
  • Evitar frases de doble sentido, refranes o frases hechas, ya que este tipo de enunciados no los van a entender, a no ser que se le hayan enseñado previamente. Si a un niño autista o a un adulto con afasia le decimos “A quién madruga Dios le ayuda”, no van a entender el significado real del refrán, y buscarán otras posibles opciones lógicas que nada tengan que ver con lo que quiere decir.
  • Hablar de forma pausada y relajada. No debemos alterarnos ni hablar deprisa, porque esto va a dificultar la comprensión del paciente ecolálico.
  • En caso de conversar sobre cosas complejas, indicarlas en pasos sencillos para que el paciente pueda entenderlo. Por ejemplo, para indicarle la siguiente orden: “Recoge el pantalón azul que está guardado en el armario de tu habitación”, debemos hacerlo dividiéndola en tres órdenes mas sencillas: “Ve a tu habitación”, “Abre el armario”, y “Coge el pantalón azul”.
  • Darle un margen de tiempo para responder. Debemos esperar a que procesen la información que se les ha dado y a que elaboren una respuesta.
  • Trabajar con el paciente con ecolalia habilidades sociales y roll playing (simulaciones), lo que va a favorecer el aprendizaje de estrategias para interactuar con las demás personas. Simular situaciones cotidianas recreando el ambiente para poder entrar en situación como por ejemplo ir a comprar, la entrada en el colegio, presentarse a un niño en el parque, cómo pedir algo en un bar…
  • Apoyo con imágenes, SAAC (Sistemas Alternativos y Aumentativos de la Comunicación), pictogramas. Utilizar cuadernos personalizados con cada paciente ecolálico, en el que se le faciliten fotos y pictogramas de personas cercanas, familiares, amigos, profesionales, acciones cotidianas…, en el cual se puedan apoyar para expresar sus sentimientos e intenciones.
  • Elegir un ambiente tranquilo, sin ruido o distracciones notables para charlar con el paciente. Cualquier ruido y sonido de fondo como una televisión, una radio, o varias personas hablando o realizando actividades alrededor, pueden dar lugar a ecolalias; por eso debemos procurar mantener la comunicación en un ambiente distendido y tranquilo.

Actualizado: 13 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD