PUBLICIDAD

Mente y emociones
Rotacismo
Tanto niños como adultos pueden tener dificultades para pronunciar correctamente el fonema /r/. Te contamos a qué se debe y cuál es el tratamiento y los ejercicios indicados para solucionarlo de forma efectiva.
Escrito por Mireya Cortavitarte, Logopeda experta en patologías de la voz

Prevención del rotacismo y consejos para padres y profesores

Deberíamos de partir de que en el colegio, desde las aulas de infantil se trabajasen las praxias (movimientos organizados para pronunciar correctamente los fonemas) a modo preventivo, ya que son ejercicios muy sencillos de llevar a cabo, son dinámicos y lúdicos por lo que les resultan atractivos a los niños y en un futuro, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, van a solucionar y evitar muchos problemas de articulación y  escritura.

Hay que partir de la base de que los niños aprenden a hablar por imitación. Si se les da un mal patrón ellos lo adquieren, aunque por lo general al moverse en diferentes ámbitos; hogar, colegio, parques… ellos solos, de manera autónoma, corrigen dichos malos patrones.

Es importante entender que en la  etapa escolar en la que comienzan a leer y escribir, la pronunciación de aquellas palabras que contengan en este caso el fonema /r/ serán leídas inadecuadamente y lo mismo les pasará al escribirlas, ya que transcriben lo que ellos escuchan o dicen de manera literal en las primeras etapas de adquisición de la lecto-escritura. Más adelante, aunque persista el rotacismo o cualquier otra dislalia, al ser conscientes de ellos aprenden y desarrollan estrategias compensatorias por lo que  escriben de manera adecuada dichas palabras.

Los padres y, por supuesto a los profesores, deben de tener en cuenta que no debemos de dar más importancia de la que realmente tiene a este problema, ya que es algo que con el tiempo o la ayuda de un profesional se va a solucionar de manera satisfactoria. A no ser que haya una patología neurológica de base y el rotacismo sea una característica propia entre otras muchas de esta.

El darle importancia o corregirla con frases de enunciado negativo como pueden ser; “No, así no es…”, “Aprende a decir bien de una vez tu nombre Rodrigo, Rebeca, Carlos…” deben de ser sustituidas por frases como “Ya lo estas consiguiendo”, “Inténtalo de nuevo”, “Vamos a practicar juntos” o “No te he escuchado, ¿puedes repetirlo?”, para no provocar de manera involuntaria daño en el niño.

Es importante controlar el lenguaje cuando hablamos con ellos, porque según  cómo nos dirigimos y les hablamos siendo nosotros sus personas de referencia y modelos a seguir una palabra malsonante dicha por nuestra parte es mas significativa para ellos de lo que nos podemos imaginar. Por ello, tenemos que intentar, que aunque se les esté rectificando o corrigiendo, el enunciado del lenguaje parta de una base e intención positiva.

Actualizado: 20 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD