PUBLICIDAD

Mente y emociones
Masturbación en hombres
La masturbación es una práctica sexual muy común en los hombres, pero... ¿Es normal masturbarse con frecuencia?¿Causa problemas de salud? ¿Indica que algo no funciona en mi relación? Despeja tus dudas.
Escrito por Georgina Burgos, Sexóloga, psicóloga y escritora

Cómo se masturban los hombres

Cómo se masturban los hombres

Los juguetes sexuales aumentan la estimulación y potencian el placer.

Según diversas investigaciones, la mayoría de los hombres se masturban mediante la estimulación manual del pene; en concreto lo hacen así el 82% de los varones. Sin embargo, esta práctica puede ser muy variada y, aunque no sean opciones mayoritarias, hay hombres que alternan o prefieren otros modos de autoestimularse, como estar tumbados boca abajo sobre la cama y mover las caderas para estimular el pene, o bien hacerlo sujetándose el pene entre las piernas y moviendo las caderas o presionando los muslos, o con un hidromasaje en la bañera de su casa o un jacuzzi. En mucha menor medida, y esto ya depende de la flexibilidad de cada hombre, está la opción de la autofelación.

En la actualidad, con el boom de los juguetes eróticos, ha empezado a tomar relevancia combinar la estimulación de la próstata (o lo que es lo mismo la estimulación del punto P), con vibradores especiales para ello, junto a la estimulación manual del pene. Los hombres que así la practican comentan que el placer es muy superior. Por supuesto, dentro de cada forma existen miles de matices que hacen que cada masturbación sea única en sí misma.

Algunos hombres se preguntan si son raros por llevar a cabo un modo de autoestimularse poco frecuente, diferente al de la mayoría de los hombres, y esto les preocupa. En realidad, puede ser interesante dejar un espacio para la innovación y probar formas nuevas de autoestimulación. En última instancia es el gusto personal de cada hombre el que puede guiar tanto en la innovación como en la conservación de un modo concreto de practicar la masturbación.

Es además una práctica que puede llevarse a cabo junto a otras prácticas sexuales, como el deleite en la fantasía erótica, el visionado de pornografía, en el marco de la relación de pareja, en un ambiente liberal, o con fines exhibicionistas, por ejemplo.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD