PUBLICIDAD

Mente y emociones
Eyaculación retardada
La eyaculación retardada es una disfunción asociada al orgasmo masculino, en la que el reflejo eyaculatorio se ve inhibido debido a problemas físicos o psicológicos. Descubre cuáles son sus causas y cómo se trata.
Escrito por María Jiménez Albundio, Psicóloga y sexóloga clínica especialista en infertilidad

Diagnóstico y tratamiento de la eyaculación retardada

Joven hablando con una sexóloga

El sexólogo indicará al paciente unas pautas que le ayuden a corregir la eyaculación retardada.

Los criterios diagnósticos que el profesional valorará a la hora de determinar la existencia de un trastorno orgásmico masculino como la eyaculación retardada seguirán el siguiente patrón:

  • En primer lugar, constatará esa ausencia o retardo del orgasmo evaluando la idoneidad, el grado y la durabilidad de la estimulación sexual que recibe el individuo en concordancia a la edad del mismo.
  • También tendrá en cuenta la molestia que esto ha podido llegar a ocasionar en la vida del paciente y si le provoca algún tipo de inconveniente en sus relaciones sociales, prestando especial atención a la existencia de otros trastornos sexuales, o incluso a la presencia de determinados problemas de pareja que podrían originarse a raíz de esta afección.
  • Por último, se descartarán problemas de índole fisiológico y otros trastornos clínicos diferentes a la disfunción que requieran de un abordaje diferente.

Tratamiento de la eyaculación retardada

Una vez diagnosticado el trastorno de eyaculación retardada, el sexólogo podrá llevar a cabo un plan de actuación apropiado en el que, además de explicar correctamente el normal funcionamiento de la sexualidad y desmontar las ideas erróneas al respecto, sea capaz de distraer y relajar al paciente, de forma que éste deje de vigilar su respuesta orgásmica.

El tratamiento de la eyaculación retardada se basa en dos fundamentos esenciales que conformarán determinadas actividades a desarrollar por parte del paciente en la intimidad de su hogar:

  • Desensibilización progresiva: este principio se compone de una serie de ejercicios graduales que se personalizan de acuerdo a la realidad de cada individuo, y cuya finalidad radica en acercar al paciente, de una manera progresiva, a la meta de eyacular durante el coito sin dificultad. Para ello se analiza en qué grado se encuentra el trastorno y se diseña una secuencia que poco a poco proporcione al afectado la seguridad que necesita. Un ejemplo de esto puede ser comenzar llegando al orgasmo a solas mediante masturbación y, una vez conseguido, realizar esta práctica en presencia de la pareja. Posteriormente, se probará a llevar a cabo el coito eyaculando tras el mismo por masturbación, hasta lograr llegar al clímax mediante la estimulación por parte de su pareja, y así sucesivamente hasta alcanzar su objetivo.
  • Estímulo con distracción: esta técnica consiste en que el paciente reciba estimulación genital por parte de su pareja sexual al mismo tiempo que se zambulle en su propia mente y se deja llevar por la imaginación y sus fantasías eróticas. Esto le permitirá liberarse de las tensiones y del examen excesivo que ejerce sobre su propia conducta sexual, y le llevará a dejar fluir su placer sin preocupaciones. Para esto también puede ayudar la utilización de complementos como la literatura o el cine erótico.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los pacientes con disfunción eréctil padece obesidad
'Fuente: 'Boston Medical Group''

PUBLICIDAD