PUBLICIDAD

Mente y emociones
Exhibicionismo
Analizamos que se esconde tras la gabardina de una de las parafilias más peculiares: el exhibicionismo, un problema que a parte de afectar al involuntario público, puede generar angustia en quién lo comete.
Escrito por María Jiménez Albundio, Psicóloga y sexóloga clínica especialista en infertilidad

Tratamiento del exhibicionismo

Hombre fotografiándose sus partes íntimas

Hay que reconducir el placer mediante otras fantasías sexuales más adecuadas.

La aportación de las intervenciones psicoterapéuticas para el tratamiento del exhibicionismo es interesante, pues los programas centrados en trabajar tanto las cogniciones como los comportamientos en estos pacientes evidencian resultados muy positivos.

Estos serán los principales matices sobre los que dirigiremos nuestra actuación para corregir la actividad del exhibicionista en una consulta sexológica:

  • Intentaremos dominar y disminuir la atracción que provocan estas actuaciones exhibicionistas e intercambiarlas por otras mucho más ajustadas para el individuo y su entorno a través de distintas técnicas. En este sentido, será especialmente útil para reconducir de manera adecuada el placer la recomendación de fantasías sexuales oportunas, que el individuo podrá reforzar mediante la masturbación en la intimidad; así como relacionar su impulso exhibicionista con consecuencias desagradables que le hagan desistir de su actuación.
  • Llevaremos a cabo un exhaustivo entrenamiento en empatía, de forma que el afectado sea capaz de comprender la trascendencia y alcance que sus actos pueden llegar a tener para los demás.
  • También dotaremos al paciente de las habilidades sociales que le permitan expresar de forma adecuada sus inquietudes en materia sexual. El término asertividad cobra especial interés en este sentido, pues debemos lograr que el exhibicionista sea capaz de manifestar y pactar sus deseos de forma apta y consensuada, sin obligar ni intimidar a los demás.
  • Trabajaremos sobre las ideas irracionales que pueda haber desarrollado el paciente, rebatiéndolas y sustituyéndolas por otras mucho más reales y adaptativas.
  • Programaremos tareas y estrategias orientadas a fomentar el control de sus impulsos, promoviendo un manejo oportuno de su propio comportamiento. Para ello, intentaremos que el paciente evite cualquier hábito que le pueda recordar y provocar la necesidad de llevar a cabo la conducta a corregir y lo intercambiaremos por otra opción que pueda evocar en él una mejor respuesta. Un buen ejemplo de ello podría ser el evitar los lugares donde el individuo haya sentido la necesidad de llevar a cabo su exhibición.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los pacientes con disfunción eréctil padece obesidad
'Fuente: 'Boston Medical Group''

PUBLICIDAD