PUBLICIDAD

Mente y emociones
Cómo afrontar un despido
Miedo, enfado, rabia, inseguridad, pérdida de autoestima… son algunas de la emociones que se sienten al recibir la noticia de un despido. Te damos herramientas para afrontarlo positivamente y encontrar trabajo.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Buscar apoyo después de un despido laboral

Una persona que atraviesa un mal momento tras un despido laboral necesita apoyos emocionales, porque además, un trabajo es mucho más que un sustento económico. Un empleo te permite sentirte realizado, socializar con otras personas, tener una rutina y una ocupación. En algunos casos, el trabajo también está asociado con el prestigio social.

En primer lugar, es fundamental realizar todos los papeleos para poder cobrar el paro (en caso de tener opción a él). Cobrar el subsidio por desempleo durante unos meses aporta tranquilidad y confianza a aquel que tiene que hacer un nuevo plan de vida.

En segundo lugar, es importante contar con apoyos morales, un buen amigo o la pareja serán de gran ayuda para afrontar la situación lo mejor posible.

La formación para desempleados que se oferta en centros como FOREM y otros similares también es de gran ayuda a nivel emocional, porque te aporta la posibilidad de actualizar tu currículum, tener una ocupación, formarte y conocer a personas que están en la misma situación.

Evita hablar constantemente de este tema e intenta no rodearte continuamente de personas que están en la misma situación, porque dar vueltas alrededor del mismo tema agrava la situación mucho más, produciendo lo que se conoce como el efecto del disco rayado.

Actualizado: 17 de Abril de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD