PUBLICIDAD

Mente y emociones
Workaholics, adictos al trabajo
Trabajar en exceso sin obligación explícita de ello no sólo puede ser contraproducente para tu salud, sino además esconder una auténtica adicción. Te contamos cómo identificar si es tu caso y te ayudamos a resolverlo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Cómo prevenir y tratar la adicción al trabajo

La mejor manera de prevenir las adicciones es eliminando los factores de riesgo de las mismas. La adicción al trabajo no es una excepción, por lo que para prevenirla se deberán controlar los factores o causas que la originan.

Un aspecto fundamental de la prevención será ayudar al workaholic a disfrutar de su vida y no sólo de su trabajo. Es importante concienciar a las personas de que la jornada laboral es de ocho horas pase lo que pase, y que a partir de ese momento hay que descansar y dedicar tiempo para los placeres cotidianos que tenga cada uno.

Estar relajado y sin trabajar no es sinónimo de no saber disfrutar de la vida, así como el estar realizando tus hobbies y no trabajando no supone que seas un vago irresponsable. Hay que grabarse esto en la memoria: hay un tiempo para rendir y un tiempo para perder el tiempo.

Tratamiento de la adicción al trabajo

Cuando la adicción al trabajo ya es un hecho, es imprescindible llevar a cabo una terapia psicológica. El tratamiento psicológico que se muestra más eficaz para abordar este problema es la terapia cognitiva-conductual. Este tipo de terapia ayuda al paciente a gestionar y obtener un nivel de autocontrol mayor en su trabajo. Al mismo tiempo, le enseña a llenar sus tiempos fuera de su profesión permitiéndole disfrutar de los mismos.

Finalmente, este tipo de terapias entrenan al paciente en aquellos déficits que pueden aparecer en el origen del problema. Así por ejemplo, aquellas personas que no saben delegar tareas o decir que no deberán aprender habilidades para mostrar una conducta asertiva. En otros casos, los estilos de pensamiento inadecuados pueden subyacer al origen del problema. Este tipo de pacientes requerirá un entrenamiento en técnicas cognitivas que le enseñará a tener patrones de pensamiento más adaptativos, así como en técnicas condutales dirigidas a reducir su nivel de autoexigencia.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD