PUBLICIDAD

Mente y emociones
Conciliación laboral y familiar
La conciliación laboral sigue siendo la gran asignatura pendiente en la sociedad del siglo XXI. Estos consejos prácticos te ayudarán a alcanzar el equilibrio entre vida laboral y familiar, y a mejorar tu calidad de vida.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Consejos para lograr la conciliación laboral y familiar

La conciliación laboral y familiar es un reto difícil, pero posible, que debe afrontarse con mucho sentido del humor y con una visión práctica de la vida, en la que una familia forma un equipo que lucha por el objetivo común de compartir más tiempo. Buscar el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral requiere distintos reajustes en el modo de vida. Te damos diez consejos que pueden servirte de ayuda: 

  • En primer lugar, se deben de repartir de una forma equitativa las tareas de la casa entre ambos miembros de la pareja para asumir al cincuenta por ciento las responsabilidades domésticas. Para ello es aconsejable elaborar un calendario de tareas para seguir un orden. Conviene dedicar el fin de semana a realizar limpiezas a fondo de la casa y atender asuntos más inmediatos de lunes a viernes. Además, una muestra de inteligencia emocional es aprender a relativizar, porque no pasa nada si la casa no está perfectamente limpia y ordenada.
  • Desde el punto de vista laboral, el trabajo en casa, el horario flexible, o el trabajo a tiempo parcial por parte de uno de los progenitores pueden ser medidas efectivas para lograr la conciliación laboral. Del mismo modo, en caso de que padre y madre tengan horarios complementarios pueden turnarse en el cuidado de los niños sin tener que pedir ayuda con tanta frecuencia a los abuelos. 
  • Contar con una red de apoyo familiar y de amistades también es fundamental para poder hacer frente a la conciliación laboral. Por ejemplo, es de gran ayuda saber que un tío o un abuelo pueden hacerse cargo del niño en caso de que no pueda acudir a clase porque está enfermo. Es básico alimentar las relaciones personales a través de un contacto fluido.
  • Una vez que el niño acude al colegio o a la guardería también es habitual que los padres hagan amistad con los padres de otros niños. En ese caso también puede ser práctico establecer turnos semanales con otra pareja y que cada semana sea una persona quien lleve a los niños de ambas familias al cole. Del mismo modo, dependiendo del horario laboral, también facilita la conciliación que el niño se quede a comer en el comedor escolar. También se puede optar por contratar una niñera por horas para cubrir determinados periodos, e incluso existen centros donde pueden acudir los niños esporádicamente, por ejemplo en días no lectivos en los que los padres sí trabajan.
  • Analiza cuál es tu situación presente de acuerdo a tus horarios de trabajo y a los recursos que tienes para poder hacer el mejor uso posible de ellos. La conciliación laboral comienza por ser realista y tener expectativas ajustadas a tu situación personal. Una vez que hayas analizado cuál es tu situación actual, márcate un área de mejora concreta; es decir, analiza si lo que quieres es encontrar más tiempo para ti mismo porque lo necesitas, o tu meta es gestionar mejor tu agenda para pasar más tiempo con tu familia. Gestiona tu agenda de acuerdo al objetivo.
  • Dedica quince minutos cada día para estar a solas contigo mismo. No renuncies a tu tiempo de ocio y, por ejemplo, durante el fin de semana y mientras tu pareja cuida de los niños, tú puedes organizar un plan con tus amistades. Uno de los errores que cometen muchas parejas cuando tienen hijos es dejar en un segundo plano la amistad. Sin embargo, durante el fin de semana es más fácil poder delegar en el otro en algunos momentos.
  • Busca la calidad de tiempo por encima de la cantidad. La realidad es que cuanto más ocupado estás, mejor aprovechas tu tiempo. No por tener más tiempo libre vas a hacer una mejor gestión del mismo, como bien demuestra la experiencia humana. Invierte en tus relaciones familiares durante el fin de semana con planes que puedas disfrutar con los niños. Recuerda que no es necesario organizar planes caros para disfrutar con tu familia. Una excursión al aire libre, una sesión de cine en casa, hacer una visita a un ser querido, jugar en el parque, practicar deporte en un polideportivo municipal, organizar un cuentacuentos... son formas sencillas de disfrutar en común sin gastar mucho dinero. Es importante que entre semana todos los miembros de la familia puedan comer o cenar juntos todos los días.
  • Utiliza una agenda para tener un control de los asuntos pendientes en la rutina cotidiana y así evitar despistes innecesarios. Establece un orden de prioridades en tu vida para diferenciar entre aquello que para ti es prioritario y aquello que es secundario. Puedes hacer un proceso de coaching para sacar más partido a tus recursos.
  • Para organizar mejor tu tiempo puedes realizar la compra en el supermercado una vez por semana, y realizar los recados en tu barrio. Es muy práctico que la guardería del niño esté situada cerca de tu lugar de trabajo. Algunos trucos que te pueden servir son reducir el tiempo que pasas frente a la televisión, poner el despertador un cuarto de hora antes, cocinar para dos o tres días, y preparar la noche anterior todo lo necesario para la mañana siguiente, por ejemplo, la ropa y mochila de los niños. Establece unas rutinas fijas en tu vida porque el orden también te ayudará a ganar tiempo. No enciendas el ordenador a partir de las 8 de la tarde, y apaga el teléfono móvil a partir de las 7. 
  • Disfruta del trabajo con la satisfacción que te aporta cumplir con tus compromisos laborales, y siendo consciente de que el trabajo es un acto de amor a través del que te esfuerzas cada día para ofrecer una estabilidad a tus hijos. Es decir, establecer una conexión entre vida familiar y laboral, buscando lo positivo, es una buena técnica de inteligencia emocional. Por ejemplo, celebra con tu familia tus alegrías profesionales.

Cómo mejorar tu calidad de vida

Cuidar de los niños y trabajar no es incompatible con cuidar de ti. De hecho, para poder asumir otras responsabilidades, es fundamental asumir en primer lugar la responsabilidad de cuidar de uno mismo adoptando hábitos saludables. Por ejemplo, dejar de fumar reduce el estrés, ir andando al trabajo aporta vitalidad, practicar una afición en tu tiempo libre te ayuda a conectar con la parte lúdica de la vida, y cuidar tu alimentación y tomar con tranquilidad los alimentos también es básico para recargar las pilas.

Realiza ejercicios de relajación para conectar con tu presente, y observa el lado positivo de la realidad porque, cuando lo haces, todo fluye mejor.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

53%
de las personas que sufren estrés continuado desarrollan una enfermedad física o psíquica, o un trastorno emocional
'Fuente: 'VII Estudio CinfaSalud Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés''

PUBLICIDAD