PUBLICIDAD

Mente y emociones
Boreout
El síndrome ‘boreout’ es una situación de aburrimiento crónico dentro del puesto de trabajo, que puede llegar a desencadenar problemas de salud por ansiedad y estrés. ¿A quién afecta? ¿Cómo prevenirlo?
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Diagnóstico del síndrome boreout

Para realizar el diagnóstico de boreout, hay que tener en cuenta no confundir el término boreout con el de burnout, en el que se pueden presentar síntomas parecidos pero que, sin embargo, se debe a causas opuestas. Y es que en el caso de burnout o ‘síndrome de estar quemado’, el trabajador sufre de agotamiento, al no poder con las continuas demandas de sus jefes, lo que le genera también una situación de estrés crónico.

En el burnout el trabajador no tiene tiempo de aburrirse ni muestra una baja autoestima, y no existe un sentimiento de infrautilización de sus potencialidades; todo lo contrario, se siente abrumado, superado por la situación, e incluso piensa que abusan de su tiempo y dedicación, y esta situación mantenida en el tiempo le lleva a la fatiga y al agotamiento y, como consecuencia de ello, a una reducción en su desempeño.

El síndrome de boreout debe distinguirse también de otros trastornos con los que comparte algunos síntomas, aunque no así las circunstancias ni la desmotivación que lo generan; así, es necesario establecer un diagnóstico diferencial de:

  • Trastorno del estado de ánimo por depresión mayor, donde a pesar de existir un abatimiento, se dan otros síntomas como la tristeza o anhedonia que no aparecen en el síndrome de bureout.
  • Trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, donde puede experimentarse una sensación generalizada de cansancio y apatía por las actividades que antes resultaban motivadoras, pero sin que esto sea producido por un aburrimiento crónico.
  • Duelo u otras circunstancias que, sin que sean un trastorno psiquiátrico, sí hacen mella en el estado de ánimo del trabajador; estas situaciones imprevistas pueden afectar de forma temporal al desempeño en el puesto, pero pasado un tiempo el sujeto volverá por sí solo a su estado normal de rendimiento en el trabajo.
  • Síndrome de fatiga crónica, donde la fatiga es el elemento fundamental, y no existe baja autoestima, ni pensamientos de infravaloración, ni condiciones laborales que los motiven.

La necesidad de establecer un diagnóstico diferencial con estas afecciones no significa que en la misma persona no puedan concurrir dos de estas enfermedades. Y, además, el síndrome de boreout, si no se resuelve a tiempo, también podría desembocar en un trastorno de depresión mayor, de ahí la importancia de establecer un diagnóstico claro, para poder priorizar a la hora de fijar un tratamiento, atendiendo inicialmente a los síntomas agudos más graves y que peor pronóstico tienen.

Actualizado: 20 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD