PUBLICIDAD

Mente y emociones
Aprende a desconectar
Si vas a la playa con la toalla en una mano y el portátil en la otra y solo ves facturas cuando cierras los ojos bajo la sombrilla, algo falla. Te damos las claves para aprender a desconectar y exprimir tu tiempo libre.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Diez pautas para desconectar del trabajo entre semana

Hombre con mil cosas en la cabeza

Nuestra mente también necesita desconectar entre semana de las arduas jornadas laborales

Trabajo y placer no son términos incompatibles. De hecho, la experiencia personal puede mostrar que cuando estamos más ocupados es cuando mejor aprovechamos el tiempo como un preciado recurso que nos permite abarcar distintos ámbitos. Desconectar del trabajo entre semana también es importante cuando tienes una rutina intensa. De hecho, ponerlo en práctica de manera efectiva también ayuda a rendir mejor, por ello hay grandes empresas que dedican espacios y actividades de ocio para que sus empleados se relajen, lo que mejora su productividad.

Aquí tienes diez pautas que te ayudarán a aprovechar más tu tiempo de ocio cada día:

1Si es posible, acude al trabajo andando o en bicicleta. Hacer deporte produce emociones muy gratificantes que contrastan con la tensión que sufren muchos conductores en los atascos de primera hora de la mañana o al regresar a casa. Además, se trata de una experiencia agradable para disfrutar de la ciudad.

2Los cursos de ocio son especialmente recomendables para tener una cita en la agenda de disfrute y diversión, y en ellos puedes conocer gente nueva con la que compartir inquietudes. Puedes echar un vistazo a la agenda de los centros culturales de tu ciudad para consultar la oferta que más te interesa. Aunque hoy día existen muchos centros que ofrecen formación online, para desconectar del trabajo y de las tecnologías es mejor apostar por la formación presencial.

3 La moda del afterwork suma adeptos, ya que establecer buenas relaciones con los compañeros de trabajo también aumenta la motivación laboral. Anímate a participar en los planes de ocio que organizan los compañeros de tu empresa. Y también a tomar tú la iniciativa de proponer una idea.

4Aprovecha esos momentos de tu tiempo libre en los que tienes que hacer recados pendientes para pedirle a algún amigo que te acompañe y así charlar un rato. Al finalizar las gestiones, puedes invitarle a tomar algo en una cafetería.

5Existen planes gratis que son fantásticos para recargar las pilas; por ejemplo, ir a la biblioteca para echar un vistazo a las novedades del catálogo y tomar un libro en préstamo, sentarte en un banco de un parque para leer o ver a la gente pasar, hacer turismo en tu ciudad para descubrir la belleza de cada rincón, preparar un picnic en un parque, pasear por el camino de la orilla del río, regar las plantas, observar el horizonte en lugar de una pantalla de ordenador…

6El trabajo implica esfuerzo y constancia. Por tanto, también tienes que premiarte con pequeños caprichos. Por ejemplo, puedes llevar al trabajo un almuerzo que te encante y te ayude a elevar el ánimo, y es que un disfrute culinario también es un placer emocional.

7Participa de las conversaciones con tus compañeros de trabajo en la hora del descanso, y aprovecha ese momento para compartir anécdotas y poner en práctica tu sentido del humor. Llega puntual a la oficina para salir también a tiempo. Puedes tener pequeños detalles con tus compañeros no solo en el día de tu cumpleaños, sino en cualquier otro momento; por ejemplo, llevar pastas a la oficina para invitarles.

8Si tu trabajo te lo permite, escucha música en momentos en los que realices actividades que requieran una mejor concentración. La música clásica es la mejor opción para no desviar la atención de la tarea y proporciona una agradable sensación de bienestar.

9Las redes sociales te permiten estar en contacto con tus amigos. Por ello, echa un vistazo a las novedades de tus perfiles sociales al salir del trabajo porque el feedback que reporta la inmediatez de este tipo de medios es muy apreciado cuando, por motivos de agenda, tienes menos tiempo para quedar con tus amigos. Consulta tus blogs preferidos para estar al día de las novedades. Aprovecha el descuento del día del espectador para ir al cine entre semana. No renuncies al placer de ver tu capítulo preferido de una serie que te gusta, o el concurso con el que disfrutas. Si te gusta, resuelve crucigramas, sopas de letras, o sudokus, para distraer tu mente al llegar a casa.

10Encuentra espacios de relax. Una opción ideal es acudir de vez en cuando a un spa o a un balneario para reponer energías y disfrutar del placer de mimarte a ti mismo. 

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD