PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome posvacacional
La vuelta de las vacaciones puede ser más dura de lo esperado. Las obligaciones, la rutina, el trabajo... se te echan encima como una losa y tu salud lo nota. Descubre cómo evitar caer en el síndrome posvacacional.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Síntomas del síndrome posvacacional

¿Dudas si lo que te pasa tras la vuelta a la rutina es síndrome posvacacional? Aquí tienes sus síntomas para reconocerlo, que pueden agruparse en dos grandes grupos:

  • Síntomas emocionales y cognitivos: tristeza, irritabilidad, apatía, dificultad para concentrarse o para tomar decisiones, ansiedad… Frecuentemente estos síntomas traen consigo cambios conductuales como el aislamiento, el consumo de sustancias (café, tabaco, etcétera) o la disminución del rendimiento.
  • Síntomas físicos: fatiga, falta de apetito, insomnio, somnolencia, dolores musculares, tensión, nauseas, taquicardias, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros. El mantenimiento a largo plazo de este tipo de síntomas podría dar lugar a trastornos psicofisiológicos (trastornos con evidencia médica, pero en los que los factores psicológicos tales como nuestras emociones y las conductas influyen en su origen, mantenimiento y recuperación).

Actualmente el Síndrome posvacacional no tiene entidad nosológica (no es considerado como una enfermedad). Si bien, cuando estos síntomas se mantienen pasadas las primeras semanas tras la llegada de vacaciones puede sugerir la presencia de trastornos psicológicos como los trastornos de ansiedad o la depresión.

Actualizado: 5 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD