PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Capgras
Uno de los trastornos mentales más desconcertantes que existe es el síndrome de Capgras, ya que quien lo sufre tiene la firme convicción de que un familiar cercano ha sido sustituido por un doble, un impostor.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Diagnóstico del síndrome de Capgras

Una de las primeras dificultades para el familiar que sufre esta situación, ya sea el sustituto o no, es saber a quién acudir, ya que no encuentra la forma de hacer entrar en razón a su ser querido, eso hace que a veces se produzca cierto retraso en el diagnóstico del síndrome de Capgras, para llegar al cuál será necesario acudir a diversos profesionales.

En estos casos el neurólogo es el profesional más conveniente para detectar y diagnosticar este trastorno, así como para establecer el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Lo cierto es que será complicado que la persona que sufre el síndrome, convencida de que no le pasa nada, quiera colaborar y acudir a consulta, por lo que el familiar necesitará usar toda su capacidad de persuasión para conseguir que se preste a las distintas pruebas neurológicas y neuropsicológicas que se requieren para determinar el diagnóstico:

  • Test de fluidez verbal, fonológico y semántico, para evaluar el lenguaje, ya que se ha observado una reducción en la fluidez verbal en estos pacientes.  
  • Test verbales para comprobar el estado de la memoria, ya que se han visto alteraciones en esta capacidad en pacientes con este síndrome.
  • Test de reconocimiento facial y tareas de reconocimiento de caras (familiares y no familiares), lo que sirve para descartar otras patologías como la prosopagnosia.
  • Prueba de los cubos, del TEst de WAIS, para medir la capacidad visoespacial/visoconstructiva.   
  • Test multitarea para corroborar las funciones ejecutivas, que depende mucho de los lóbulos frontales.

Igualmente, y complementando las anteriores, se recomienda la realización de pruebas de neuroimagen como el TAC o la Resonancia Magnética Funcional, con las que poder observar si existe alguna malformación en el cerebro que pueda explicar los síntomas del paciente. El conjunto del resultado de estas pruebas va a proporcionar una información muy valiosa para el neurólogo para comprender qué capacidades están afectadas, y con ello poder determinar el diagnóstico adecuado, así como la gravedad del mismo.

Diagnóstico diferencial del síndrome de Capgras

No obstante, lo más importante para llegar al diagnóstico correcto de síndrome de Capgras, una vez comprobado la presencia de los síntomas descritos aquí y en el apartado anterior, es el diagnóstico diferencial de otras patologías que pueden presentar síntomas y cuadros parecidos y que conviene descartar con anterioridad, como en el caso de:

  • El síndrome de Fregoli: en este trastorno la persona piensa que cualquiera, aunque sea un extraño, es un familiar próximo. De forma que es incapaz de distinguir entre allegados y desconocidos, considerándolos a todos como si fueran de su propia familia, aunque los acabe de conocer. Por lo tanto muestra síntomas contrarios al síndrome de Capgras, que suele rechazar al doble.
  • El doble subjetivo: la persona que lo padece cree que existe un doble, pero en este caso en vez de ser de un familiar, es de sí mismo, y que actúa de forma independiente a su voluntad.
  • La intermetamorfosis: la persona que lo sufre piensa que los demás han intercambiado sus identidades, estando ahora su madre en el cuerpo del cartero, y éste en el cuerpo del portero, y así sucesivamente, no llegando a quedar nadie “en su sitio”.

Una vez conocido el diagnóstico del síndrome de Capgras, y siempre con la colaboración del paciente que sufre este trastorno, se establece el tratamiento orientado tanto a mejorar los síntomas y que éstos desaparezcan, como a lograr salvar la situación de ruptura familiar que en muchas casos acompaña a este síndrome.

Actualizado: 8 de Abril de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD