PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Diógenes
El síndrome de Diógenes afecta sobre todo a personas mayores, haciendo que descuiden los hábitos de higiene y la alimentación y se aíslen socialmente, mientras acumulan todo tipo de objetos, incluso basura.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Diagnóstico del síndrome de Diógenes

Diagnóstico del síndrome de Diógenes

Para diagnosticar el síndrome de Diógenes se deber determinar cuál es la motivación que induce al sujero a acumular objetos.

Para hacer un correcto diagnóstico del síndrome de Diógenes hay que distinguir entre este trastorno y otras conductas que pueden llevar a confusión; quizás el síntoma más evidente del síndrome es la acumulación de objetos, pero este comportamiento lo podemos encontrar también en personas que sufren trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de adicciones o conducta del coleccionista. Veamos cómo diferenciarlo de estos casos:

  • En el trastorno compulsivo existe un impulso irrefrenable de repetir una determinada conducta, que le va a liberar de una angustia acuciante. Este ritual o conducta repetitiva puede ser la de comprar algún objeto, tendiendo luego a acumularlo.
  • En el trastorno de adicción, ya se trate de una adicción a las compras, o la adquisición ilícita de objetos (cleptomanía), se produce una intrusión de pensamiento que genera angustia en la persona, y que se libera cuando adquiere el producto que le obsesiona. La persona adicta, una vez conseguido el objeto, pierde el interés por el mismo y puede regalarlo, tirarlo a la basura, o acumularlo.
  • El coleccionista es una persona cuyo comportamiento se centra en acumular objetos de un solo tipo, con la única finalidad de terminar una colección completa. Normalmente, cuando se finaliza ésta se inicia una nueva, pues el individuo obtiene la satisfacción tanto durante el proceso de búsqueda de nuevos componentes de la colección, como al verla completada. La conducta de coleccionista también se caracteriza por dedicar mucho tiempo a limpiar y admirar cada uno de los elementos acumulados. A pesar de que esta actitud podría dar pistas de un desorden mental, no está considerado como tal. Por lo tanto, si nos ciñésemos al tipo de objetos que se pueden encontrar en la casa de cada uno de los tres casos anteriores, no se diferenciarán demasiado de los que suele almacenar una persona con síndrome de Diógenes, y es por ello que hay que realizar una exploración psicológica en caso de duda, para descubrir la motivación que genera dicha acumulación de objetos. Además, hay que tener en cuenta que este síndrome puede ser producto de haber sufrido un trastorno obsesivo o una adicción previamente.

Por lo tanto, si nos ciñésemos al tipo de objetos que se pueden encontrar en la casa de cada uno de los tres casos anteriores, no se diferenciarán demasiado de los que suele almacenar una persona con síndrome de Diógenes, y es por ello que hay que realizar una exploración psicológica en caso de duda, para descubrir la motivación que genera dicha acumulación de objetos. Además, hay que tener en cuenta que este síndrome puede ser producto de haber sufrido un trastorno obsesivo o una adicción previamente.

Esto quiere decir que un joven puede mostrar alguno de los síntomas anteriormente descritos, pero para dar un correcto diagnóstico hay que descartar otros trastornos que puedan generarlos, ya que el descuido de la higiene y alimentación, una conducta desajustada a las normas y usos sociales, e incluso la acumulación de basura pueden deberse a que la persona esté en un proceso de  depresión mayor, o porque exhiba rasgos antisociales de la personalidad.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD