PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno de personalidad paranoide
Las personas con esta alteración de la personalidad sufren episodios paranoides –caracterizados por una excesiva suspicacia y recelo hacia las intenciones ajenas–, que les causan problemas para relacionarse.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Diagnóstico del trastorno de personalidad paranoide

Antes de poder establecer un diagnóstico claro del trastorno de personalidad paranoide, en función de los episodios paranoicos que muestra la persona, hay que descartar otras circunstancias que pueden presentar síntomas parecidos, como:

  • Simulación voluntaria en la que se exhiben algunos de los síntomas del trastorno de personalidad paranoide, bien para librarse de alguna obligación, como cumplir una condena en la cárcel, o bien con el objetivo de conseguir algún beneficio secundario, como la atención por parte de sus familiares.
  • Alteraciones de conciencia producidas por el consumo de determinadas sustancias psicoactivas y algunos medicamentos. En este caso, los episodios desaparecen con el tiempo cuando el organismo se deshace de dichas sustancias.
  • Trastornos del estados de ánimo con síntomas psicóticos, pero donde el núcleo fundamental es precisamente el estado de ánimo alterado.
  • Trastorno de esquizofrenia, que puede acompañarse de episodios paranoicos, pero en el que el paciente también va a sufrir otros síntomas como alucinaciones e ideas delirantes.
  • Trastorno límite de la personalidad o borderline, donde además existen otros síntomas, como los pensamientos extremos dicotómicos y la inestabilidad emocional.
  • Vivencias traumáticas no superadas. Cualquier persona después de un robo, estafa o engaño, se encuentra más susceptible –y hasta un poco paranoica– con respecto a volverse a encontrar en circunstancias parecidas, ya que conserva en la memoria el desagradable recuerdo de lo vivido y sus consecuencias. Normalmente se supera con el tiempo, pero si esta desconfianza acentuada persiste, hay que comprobar que no se estén sentando las bases de un trastorno paranoico de la personalidad.

Una vez descartadas las causas mencionadas como explicación al comportamiento de la persona y a su forma de pensar, es preciso analizar sus antecedentes y la gravedad de los síntomas antes de poder establecer el diagnóstico oportuno, ya que si el trastorno de personalidad paranoide coexiste con otros, hay que determinar cuál provoca los síntomas más graves, para priorizar y tratarlos en primer lugar, y así evitar sus consecuencias negativas; así, si se da conjuntamente con alguna adicción, el manejo de la misma resultará prioritario.

Actualizado: 8 de Abril de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD