Mente y emociones
Adicción al sexo
Cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda de satisfacción del mismo ocupa gran parte del día, o conlleva consecuencias negativas, hablamos de adicción al sexo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga

Prevención de la adicción al sexo

Es importante trabajar ciertas variables de personalidad que pueden aumentar la posibilidad de que la persona sufra este u otro tipo de adicciones. En este sentido, es importante disponer de unas adecuadas dosis de asertividad, autoestima, tolerancia a la frustración, etcétera para poder prevenir este u otro tipo de adicción. Para lograrlo, es importante entrenar a las personas vulnerables (aquellas con baja autoestima, sumisas, pasivas…) en técnicas asertivas que reduzcan la dificultad de mantener relaciones interpersonales adecuadas, así como en técnicas de gestión emocional que les permitan reducir sus propios impulsos. Todo ello, se puede hacer mediante talleres psico-educativos sin necesidad de recibir una psicoterapia.

Al mismo tiempo, conocer las características de personalidad de una persona adicta al sexo pueden alertar al paciente sobre el inicio del problema.

Cuando el problema comienza a surgir, al igual que en cualquier adicción y comportamiento compulsivo, la prevención del mismo se entremezcla con su intervención temprana, dirigida a evitar que se instaure la relación sexual como la única manera para gestionar el malestar de la persona afectada por esta adicción.

Para ello, es importante enseñarle otras estrategias alternativas, que dependerán de los motivos que llevan al paciente a aumentar su deseo sexual y mantener una relación sexual. Por ejemplo, existen pacientes que refieren sentir deseo sexual intenso cuando han discutido o cuando se encuentran ante una situación de estrés importante. El tratamiento consiste aquí en que, una vez el paciente ha identificado las sensaciones que le indican que está experimentando dicha emoción (ira o estrés) busque una estrategia de resolución alternativa más eficaz que el mantener una relación sexual (por ejemplo hablar con alguien, salir a pasear, hacer deporte, dedicar el tiempo a alguna otra actividad que le demande su atención, etcétera).

Noticias relacionadas:

Entrevista con el experto

Jorge Cuervo

Jorge Cuervo, autor de 'Qué hacer con tus miedos'

“La verdadera seguridad depende de cómo puedes gestionar tus recursos para afrontar situaciones cambiantes que no puedes elegir”

Jorge Cuervo

Experto en técnicas de coaching y autor de ‘Qué hacer con tus miedos’

Salud en cifras

6%
de la población sufre algún tipo de fobia
Fuente: 'XXIII Curso de Actualización en Psiquiatría'