PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno límite de personalidad
Las personas con trastorno límite de la personalidad sufren altibajos emocionales, dudas constantes y ataques de ira, lo que dificulta su relación con los demás. Conoce sus síntomas y cómo se puede prevenir.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Síntomas y manifestaciones del trastorno límite de la personalidad

Una de las mayores dificultades que se encuentra el profesional a la hora de realizar un adecuado diagnóstico del trastorno límite de la personalidad es tener que determinar los síntomas que corresponden a este trastorno, cuya característica principal es precisamente la inestabilidad, cambiando con frecuencia su sintomatología. Entre los síntomas y manifestaciones del trastorno límite de personalidad o borderline que pueden presentarse destacan:

  • Estado de ánimo cambiante, viviendo fases de tranquilidad y sosiego, y al momento siguiente, y sin que medie circunstancia alguna, se viven repentinos ataques de ira o ansiedad.
  • Dudas constantes sobre sí mismo, sobre su valía como persona o sobre su capacidad de afrontar el futuro, lo que se va a reflejar en cambios continuos de aficiones e intereses, y en una menor implicación en actividades que requieren un esfuerzo continuado durante un largo plazo.
  • Sentimientos crónicos de vacío e inutilidad, debidos a una devaluada percepción de su identidad, en comparación con la de los demás.
  • Relaciones interpersonales intensas y con continuas rupturas, debido a la inestabilidad en su forma de ver a los demás, lo que le lleva en ocasiones a idealizar a alguien, para luego devaluarlo con la misma intensidad.
  • Comportamientos extremos que ponen en riesgo la propia vida, motivados por su impulsividad y la búsqueda de sentido, lo que puede llevar incluso a intentos de suicidio.

Como se ha comentado anteriormente, este es un listado representativo de los síntomas que pueden presentarse para establecer el diagnóstico de trastorno límite de la personalidad, pero no tienen que aparecer todos, y además estos pueden ir variando en el tiempo, por lo que aumentarán las quejas del paciente y de sus más allegados, al no entender lo que sucede, y no encontrar un diagnóstico claro y rápido al respecto a partir del cual empezar a trabajar para superarlo.

A pesar de que la persona con este trastorno muestra una inteligencia normal, su desempeño a nivel académico puede ser inferior al de sus compañeros, debido precisamente a su inestabilidad en cuanto a sus intereses y una inconstante capacidad de trabajo, lo que agrava sus sentimientos de frustración y desesperanza, aumentando su sufrimiento psicológico.

En el ámbito laboral va a mostrar dificultades en aquellas profesiones que requieran de un esfuerzo constante, lo que podría ocasionar la pérdida del puesto de trabajo.

Actualizado: 26 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD