PUBLICIDAD

Mente y emociones
Piromanía
En las épocas de más calor suelen producirse incendios forestales de gran envergadura, y muchos son provocados por pirómanos. ¿Quieres saber qué es exactamente la piromanía y cómo se trata?
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Tratamiento de la piromanía

Una de las mayores dificultades a la hora de trabajar en terapia con un pirómano es primeramente que solicite ayuda. Y es que a pesar de que la persona es consciente de que aquello que hace no es correcto y que en ocasiones puede haber puesto la vida de otros en riesgo en el caso de incendios que se le han descontrolado, el pirómano no suele sentir remordimiento ni arrepentimiento, por lo que es difícil que acuda a consulta.

Una vez que ha acudido, y al tratarse de un trastorno del control de los impulsos, el primer objetivo del tratamiento debe de ser precisamente ese, trabajar con distintas técnicas para fomentar el control de impulsos y el autocontrol, tales como:

  • Técnicas de resolución de conflictos, donde a través del role-play y la práctica de casos se le enseña a la persona a buscar distintas alternativas de resolución de conflictos, siendo la flexibilidad la clave para poder buscar una solución más adecuada.
  • Técnicas de identificación de su nivel tensional, ya sea por auto-observación del tono de voz fluctuante, la sudoración o el temblor en la mano, con lo que poder determinar cuándo se está poniendo tenso el paciente.
  • Técnicas de relajación, como la visualización positiva o la respiración profunda, que ayuden a la persona a controlar esos impulsos incendiarios cuando le surjan.

Al mismo tiempo se van trabajando otros aspectos de la persona que pueden estar mediando en esta falta de control como:

  • La autoestima, trabajando además con la autoimagen, con la que corregir distorsiones que pueda tener el paciente, a la vez que se le refuerza en sus aspectos positivos.
  • El desempeño social, mediante el entrenamiento en habilidades sociales, lo que le permitirá tener recursos suficientes para mantener una vida social rica, en amistades e, incluso, relaciones íntimas.
  • El desempeño sexual, cuando así lo estime el profesional, para tratar los problemas de esta índole que puedan estar implicados en su conducta.

Actualizado: 11 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD