PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno explosivo intermitente
Las personas que sufren trastorno explosivo intermitente presentan brotes de ira sin motivo y de forma impredecible, y pueden dañarse a sí mismos o a los demás. Conoce su tratamiento y cómo reducir sus efectos negativos.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Tratamiento del trastorno explosivo intermitente

Actualmente se considera que el trastorno explosivo intermitente no tiene cura, pero que sus efectos se pueden controlar, mitigando así sus consecuencias en la vida del paciente y en la de los que le rodean, y facilitando que éste lleve una vida lo más normal posible, que le permita un desarrollo social, personal y laboral adecuado a su especialización. El tratamiento del trastorno explosivo intermitente busca reducir el número mensual de episodios explosivos, así como la violencia de los mismos, para lo que se requiere de una intervención conjunta:

El tratamiento farmacológico, se busca equilibrar los niveles de serotonina a través de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (IRSS), así como controlar el estado de ánimo mediante el uso de estabilizadores, además de fenitoína, betabloqueantes, agonistas alfa 2 y antipsicóticos. 

Con respecto al tratamiento no farmacológico, que debe acompañarle destaca:

  • Terapia conductual, en la que se presta especial atención al desarrollo de habilidades de manejo de las situaciones, mediante el entrenamiento en situaciones (role-play), donde se le enseña al paciente a buscar otras salidas, como contar hasta diez en orden inverso o cambiar el foco de atención de aquello que le provoca tanta ira.
  • Técnicas de relajación, tanto de visualización positiva como de respiración profunda, con las que se consigue ganar un tiempo extra, desde que el sujeto se irrita hasta que estalla, lo suficiente para que se pierda esa motivación inicial, y no se desencadene el episodio de ira.
  • Entrenamiento en habilidades sociales, para compensar los efectos perniciosos de su trastorno, a la vez que le ayuda a expresar su malestar de forma sosegada.
  • Entrenamiento cognitivo, con el que se ayuda a la persona a valorar las situaciones en su justa medida, en vez de ver todo como una amenaza o una agresión hacia su persona.

Actualizado: 26 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD