Miomatosis uterina
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Los miomas son tumores benignos y frecuentemente asintomáticos, pero se deben vigilar porque pueden incrementar la hemorragia durante la menstruación, y complicar el embarazo y el parto.

Miomas uterinos durante el embarazo

Entre el 0,5 y el 4% de los embarazos coinciden con  miomas, que suelen ser únicos pero han de ser evaluados, ya que durante la gestación los miomas suelen crecer, están sujetos a mayor número de complicaciones, y pueden alterar el desarrollo de la gravidez y el curso del parto.

Causas de los miomas durante el embarazo

Parece que el factor hormonal placentario favorece el crecimiento de los miomas durante la gestación, pero solo ocurre en el 20% de los casos.

Diagnóstico

La existencia del mioma puede ser conocida antes del embarazo. De todas formas, el diagnóstico del mioma, así como de su crecimiento, se realiza por exploración física y por ecografía, como en los casos en que se producen fuera de la gestación.

Durante la exploración habitual de la embarazada podría sospecharse la existencia de miomas cuando el útero es mayor que el correspondiente al tiempo de gestación, y en algunos casos mediante la palpación de los mismos.

La ecografía, que hoy es un método de rutina, permite ver el número y tamaño de los miomas y precisar su localización, y la evolución durante la gestación. En casos especialmente difíciles puede emplearse la resonancia magnética nuclear, ya que es inocua para el feto, y podría permitir un diagnóstico más preciso.

Evolución del embarazo, parto y puerperio

Los miomas, incluso los que son muy voluminosos, son compatibles con embarazos y partos normales, pero lógicamente pueden aparecer complicaciones en cualquiera de los tres trimestres de la gestación, en el parto, y después del mismo.

Complicaciones en la gestación

Es mayor la incidencia de abortos por las dificultades que tiene el óvulo fecundado para implantarse en el útero.

  • Incremento de partos prematuros (por la misma razón que en el caso anterior).
  • Puede alterarse el desarrollo fetal.
  • Pueden producirse degeneraciones del mioma, así como modificarse la localización de este.

Complicaciones en el parto

  • Hemorragias.
  • Alteraciones en el expulsivo, si el mioma obstruye el canal del parto.
  • Alteraciones en la contractibilidad del útero.
  • Alteraciones en la presentación del feto.

Evolución tras el embarazo

Los miomas casi siempre disminuyen sensiblemente de tamaño, hasta casi desaparecer, con la involución del útero tras el parto. Si esto no sucede así, habrá que valorar la posibilidad de eliminarlos antes de una nueva gestación.

Tratamiento de los miomas durante el embarazo

Durante el embarazo la conducta debe ser expectante, interviniéndose solo en caso de fuerza mayor, siempre de manera conservadora, es decir, de la forma menos invasiva posible, para no afectar a la evolución de la gestación.

En el parto hay un incremento del número de cesáreas debido a alteraciones en la dinámica uterina (es decir, a las contracciones), al aumento de placentas previas y alteraciones en la posición del feto y a obstrucciones del canal del parto, como se ha comentado.

 
Actualizado: 30/05/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Ana Echarri

Experta en enfermedad inflamatoria intestinal

“El desarrollo de fármacos biológicos ha disminuido los ingresos hospitalarios y las necesidades de cirugía, incrementando la calidad de vida de los pacientes con EII”

 

40% de las mujeres a partir de los 70 años sufre osteoporosis

15 de cada 1.000 mujeres en España sufrirá una fractura ósea en su vida a causa de la osteoporosis. Los expertos buscan prevenir la enfermedad y sus consecuencias.

Fuente: 'Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO)'

 

PUBLICIDAD