PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Aprender música mejora las habilidades cognitivas de los niños

Recibir clases de música durante la primera infancia incrementa las conexiones neuronales del cerebro de los niños y mejora sus habilidades cognitivas, y podría ayudar a tratar hiperactividad, déficit de atención, o autismo.
Niños aprenden a tocar instrumentos musicales

Las clases de música podrían ayudar en el tratamiento de patologías como trastorno por hiperactividad y déficit de atención, o autismo.

25 de Noviembre de 2016

Recibir instrucción musical durante la primera infancia –hasta los seis años de edad– incrementa las conexiones neuronales del cerebro infantil, y esto mejora las habilidades cognitivas de los niños, según los resultados de un estudio que se ha presentado en la reunión anual de la Sociedad Radiológica Norteamericana (RSNA), que también sugieren que las clases de música podrían ayudar en el tratamiento de patologías como el trastorno por hiperactividad y déficit de atención (TDAH), o el autismo.

En la investigación participaron 23 niños sanos de entre cinco y seis años de edad, todos diestros, que estudiaron música durante nueve meses. Antes y después de recibir las clases, se les realizó un tipo de resonancia magnética, denominada tensor de difusión, que permite detectar cambios microestructurales en la materia blanca cerebral, que está formada por millones de fibras nerviosas, los axones, cuya función es conectar diferentes zonas del cerebro.

La instrucción musical requiere completar tareas que implican habilidades sociales, cognitivas, emocionales, motoras y auditivas, lo que desarrolla más conexiones entre los dos hemisferios del cerebro

En estudios anteriores se ha observado una asociación entre afecciones como el déficit de atención y el autismo y una reducción del volumen y las conexiones de fibras en áreas situadas en la corteza frontal del cerebro, una zona que interviene en procesos cognitivos complejos, por lo que se podría considerar que una baja conectividad de dicha zona es un biomarcador de la aparición de este tipo de trastornos.

Tras completar el entrenamiento musical con tubos de percusión Boomwhackers, el tensor de difusión mostró que se había producido un incremento en la longitud de las fibras de los axones en diversas regiones del cerebro. Pilar Dies-Suárez, radiólogo jefe en el Hospital Infantil de México Federico Gómez, en Ciudad de México, señala que la instrucción musical requiere que el cerebro de los niños complete determinadas tareas, que implican habilidades sociales, cognitivas, emocionales, motoras y auditivas, que podrían explicar la necesidad de desarrollar más conexiones entre los dos hemisferios del cerebro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''