PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Cómo perjudica a la visión el uso excesivo de smartphones y tablets

Advierten de que el abuso de dispositivos como smartphones, tablets, ordenadores o consolas está provocando un incremento de problemas de salud visual, y de la incidencia de miopía en niños y adolescentes.
Padre e hijo mirando una tablet y smartphone

Los aparatos electrónicos pueden provocar graves daños en la retina.

16 de Mayo de 2017

La exposición excesiva a las pantallas de teléfonos móviles, tablets, ordenadores, o consolas está aumentando la incidencia de trastornos visuales como fatiga y sequedad ocular, dificultades para enfocar, picores, visión doble, incremento del parpadeo, y otras molestias como dolor de cabeza, vértigo, náuseas, o ansiedad, tanto en niños como en adultos, según han advertido los expertos reunidos la semana pasada en ‘OPTOM Meeting Barcelona’.

De hecho, un informe elaborado por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Laboral de los Estados Unidos ha alertado de que el 90% de las personas que usan estos dispositivos más de tres horas diarias desarrollarán síndrome de fatiga visual, y se estima que si no se pone remedio en 2020 más del 30% de los niños y adolescentes presentarán miopía como consecuencia del excesivo uso de estas tecnologías. En el caso de los niños menores de seis años, en los que el sistema visual se encuentra aún en desarrollo, además de perjudicarles la vista, pueden sufrir mareo o dolor de cabeza.

En 2020 más del 30% de los niños y adolescentes presentarán miopía como consecuencia del excesivo uso de nuevas tecnologías

Los riesgos de la luz azul de las pantallas móviles

En experimentos realizados en cultivos de células y animales se ha observado que el tipo de luz azul que emiten las pantallas de dispositivos móviles como smartphones y tablets puede causar daños en la retina, y los especialistas señalan que una acumulación de la exposición a dicha luz constituye un factor de riesgo para desarrollar degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Como ha explicado John G. Lawrenson, miembro del Colegio de Optometristas y catedrático de Ciencias Clínicas Visuales de la City University de Londres, en Reino Unido, y que ha participado como ponente en el congreso, los móviles y las tablets se utilizan a corta distancia y, sobre todo en el caso de los teléfonos, se miran muchas veces al día, lo que incrementa la exposición de los ojos a la luz azul-violeta. Por ello, estos especialistas han destacado la necesidad de limitar el acceso a las pantallas a los niños menores de tres años, y realizar nuevos estudios para identificar las técnicas que permitan detectar las disfunciones visuales que puedan derivarse del abuso de estos dispositivos.

PUBLICIDAD