PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Día Mundial Sin Tabaco: fumar, una amenaza para la vida y el planeta

El tabaco mata a siete millones de personas cada año. El Día Mundial Sin Tabaco pretende concienciar de los graves efectos que tiene el humo sobre la salud de los fumadores activos y pasivos, y sobre el desarrollo del planeta.
Dibujo pulmones y cigarrillo

El tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas y 50 de ellas son cancerígenas.

30 de Mayo de 2017

Cada 31 de mayo se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco, una jornada en la que se promueven diversos actos para concienciar sobre los graves efectos en la salud que provoca el consumo de cigarrillos. Cáncer de pulmón, bronquitis o EPOC son algunas de las enfermedades directamente asociadas al tabaco y a las sustancias nocivas que contiene, que en muchos casos se podrían prevenir eliminando este hábito tan nocivo que acaba con millones de vida cada año.

El tabaco se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud mundial, pero no solo es perjudicial para las personas, sino también para el medioambiente y la economía. El lema elegido para este año ha sido ‘El tabaco, una amenaza para el desarrollo’ pues, como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), la industria tabacalera dificulta el desarrollo sostenible del planeta, la salud de los ciudadanos, y su bienestar económico, ya que cuesta a los hogares y gobiernos más de 1,4 billones de dólares en gastos sanitarios y pérdida de productividad.

La fabricación del tabaco genera unos dos millones de toneladas de residuos sólidos, y es responsable de entre un 2% y un 4% de la deforestación mundial

LaDirectora General de la OMS, la Dra. Margaret Chan, ha recordado que: “El tabaco es una amenaza para todos. Agrava la pobreza, reduce la productividad económica, afecta negativamente a la elección de los alimentos que se consumen en los hogares y contamina el aire de interiores”.

También se ha denunciado que en el cultivo del tabaco se abusa de fertilizantes y plaguicidas que en la mayoría de los casos resultan tóxicos, contaminando el suelo y las fuentes de agua cercanas. La fabricación de cigarrillos genera unos dos millones de toneladas de residuos sólidos, y es responsable de entre un 2% y un 4% de la deforestación mundial.

El tabaco es una amenaza para todos

Riesgos para la salud del humo ajeno

El tabaco acaba cada año con la vida de más de siete millones de personas en el mundo, de las cuales casi un millón no son consumidoras, sino que están expuestas al humo de segunda mano en el hogar o en sitios públicos. Solo el humo de un cigarro tiene más de 4.000 sustancias químicas, de las que 250 son nocivas, y se tiene constancia de que más de 50 de ellas son cancerígenas.

La exposición pasiva al humo de los cigarrillos provoca graves problemas cardiovasculares y respiratorios, concretamente enfermedades coronarias y cáncer de pulmón. Las mujeres embarazadas que inhalan humo o fuman durante la gestación pueden provocar graves daños en la salud del feto, pues este hábito se ha relacionado con dificultades en el desarrollo cognitivo del bebé, la aparición de esquizofrenia y asma.

En 2004, el 28% de las muertes atribuibles a la exposición pasiva al humo del tabaco eran niños. Por ello, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) aconseja no encender cigarrillos en presencia de los pequeños, evitar fumar en el coche si hay menores dentro, y no hacerlo tampoco en sitios donde los niños pasen gran cantidad de tiempo, como en casa; aunque la mejor medida para proteger a tus hijos es dejar de fumar.

El tabaco es una amenaza para todos

Nuevas normas para las cajetillas de tabaco

Diversos estudios señalan que las advertencias con imágenes y frases impactantes en las cajetillas de tabaco ayudan a que los jóvenes que piensan en empezar a fumar conozcan los riesgos y no lo hagan. Y también conciencian de esos peligros a los propios fumadores, que en muchos casos buscan ayuda para dejarlo.

Sin embargo, solo 42 países imponen las advertencias óptimas en su envase –según la OMS–, que corresponden a diversas frases sobre los efectos en la salud que provoca la exposición al humo del tabaco, así como la exigencia de que la imagen y el texto de alerta ocupe al menos la mitad de ambas caras de los paquetes que lo contienen.

En Europa ha entrado en vigor una nueva normativa sobre el aspecto que deben tener las cajetillas, en la que se obliga a que las advertencias sanitarias en formato foto y texto ocupen el 65% de los paquetes de cigarrillos y de los envases de tabaco de liar y pipa. De esta manera será menos atractivo, y se estima que podría reducir el número de fumadores un 2% en varios años.

Además, se añadirá un nuevo mensaje con información sobre cómo dejar de fumar, para que todo aquel que quiera hacerlo sepa cómo y dónde puede acudir. Son varios los países que han dado un paso más allá, implantando la cajetilla genérica neutra, que ya está en el mercado de Irlanda, Reino Unido, Hungría, Eslovenia y Francia.

Adiós a los tabacos de sabores

El humo del tabaco tiene más de 4.000 sustancias químicas, de las que 250 son nocivas y 50 son cancerígenas

Otra de las medidas que ha tomado la Unión Europea para luchar contra esta gran amenaza es la prohibición del tabaco de sabores, tanto en formato cigarrillo como de liar, como por ejemplo los de sabor chocolate o vainilla. También se debe dejar de vender tabaco con aditivos como cafeína o taurina, pues estas características añadidas hacen que cada vez sean más los jóvenes que se adentran en el consumo de esta sustancia adictiva.

Los cigarrillos electrónicos no se han prohibido, sin embargo, se han impuesto unos nuevos requisitos de seguridad para aquellos que contienen nicotina. Así, a partir de ahora los e-cigarrillos deberán ir acompañados de folletos con una lista detallada de los ingredientes que contienen e información sobre sus efectos adversos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

70%
de los mayores de 50 años reconoce no tener un peso saludable
'Fuente: 'Informe “Cigna 360 Wellbeing Survey”''