PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Las manchas en el iris pueden predecir patologías oculares

Las manchas oscuras o pecas que aparecen en el iris de los ojos indican que se ha pasado mucho tiempo al sol, y pueden predecir un mayor riesgo de desarrollar enfermedades oculares asociadas a la exposición solar.
Manchas oscuras en el iris

Un exceso en la exposición solar podría provocar manchas en el iris.

14 de Agosto de 2017

Las pecas o manchas oscuras que aparecen en el iris de los ojos podrían ser la consecuencia de un exceso de exposición solar, según advierten los autores de un estudio en el que se ha comprobado que las personas que pasan mucho tiempo al aire libre y desarrollan estas manchas, aunque no sean malignas sí aumentan el riesgo de que sufran patologías oculares asociadas a la radiación solar como las cataratas o la degeneración macular.

En la investigación –denominada 'Iris freckles and sun exposure'–, que se ha publicado en Investigative Ophthalmology & Visual Science, se examinaron los ojos de más de 600 bañistas que acudían regularmente a piscinas públicas de Styria (Austria), que además respondieron a un cuestionario en el que indicaron sus hábitos de protección solar, y cuánto tiempo habían pasado al sol durante su vida.

Menos manchas oculares usando medidas de protección solar

Los resultados del análisis de estos datos revelaron que la aparición de las pecas solares en los ojos se asociaba con el envejecimiento (a mayor edad, mayor prevalencia), y con haber sufrido quemaduras solares o tener antecedentes de quemaduras solares graves que hubieran llegado a producir ampollas en la piel. Además, se observó que las manchas oculares eran menos frecuentes en los individuos con ojos oscuros, y en aquellos que adoptaron medidas apropiadas para protegerse de los rayos ultravioletas, como utilizar cremas con filtros solares, o cubrirse con gafas, gorros y otras prendas.

La aparición de las pecas solares en los ojos se asocia con el envejecimiento y con haber sufrido quemaduras solares

Christoph Schwab, especialista en oftalmología en Medical University of Graz (Austria), y autor del trabajo, ha explicado que a pesar de que se desconoce el papel que desempeña la exposición a los rayos solares en el desarrollo de diversas enfermedades oculares, los hallazgos del estudio proporcionan un biomarcador –las pecas oculares– que indican que el afectado se ha expuesto a una gran cantidad de radiación solar.

Un dato curioso fue la posición de las pecas en el iris, y es que los investigadores comprobaron que se localizaban más frecuentemente en el cuadrante inferior más alejado de la nariz en ambos ojos, lo que atribuyen a que las cejas y la nariz ofrecen una cierta protección a los cuadrantes superior e interno frente al sol, reduciendo la exposición a su luz y, por tanto, disminuyendo el riesgo de desarrollar estas manchas en esas zonas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD