PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

¿Previene el alcohol algunas enfermedades cardiovasculares?

Un estudio de gran escala llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge ha indagado en la relación entre el consumo moderado de alcohol y el desarrollo de 12 enfermedades cardiovasculares.
Amigos brindando con copas de vino tinto

El consumo moderado del que hablan los investigadores son 7 cervezas o un litro y medio de vino a la semana.

31 de Marzo de 2017

Se sabe que un consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud. Lo que para muchos expertos no está tan claro es la relación entre un consumo moderado o la abstinencia y la aparición de determinadas enfermedades cardiovasculares. Ahora, un estudio observacional de gran escala llevado a cabo por investigadores de la Universidad británica de Cambridge, y publicado por The British Medical Journal, arroja nuevos datos al respecto.

Tomar una cerveza al día se asociaría con un menor riesgo de desarrollar determinadas enfermedades cardiovasculares, aunque con mayores probabilidades de padecer otras

Para llevarlo a cabo, los científicos analizaron los historiales médicos de casi dos millones de ciudadanos británicos mayores de 30 años a los que entre 1997 y 2010 hicieron un seguimiento durante seis años. Todos ellos, antes de entrar a formar parte del estudio no habían sido diagnosticados de ninguna enfermedad cardiovascular, mientras que al finalizar el mismo casi 115.000 habían pasado a engrosar el listado de pacientes de algunas de las 12 enfermedades valoradas en el estudio.

Los investigadores de Cambridge marcaron el consumo moderado de alcohol en 14 unidades, lo que equivaldría aproximadamente a siete cervezas o un litro y medio de vino a la semana. En base a los resultados, comprobaron que tomar alcohol de forma moderada se asociaba con un menor riesgo de infarto de miocardio, ictus isquémico, muerte relacionada con enfermedad cardiovascular, enfermedad arterial periférica, insuficiencia cardiaca y angina de pecho inestable. Sin embargo, este consumo, en relación con las abstemia, se relacionaba con mayores probabilidades de angina crónica estable, paro cardiaco, ictus hemorrágico y aneurisma aórtico abdominal.

Los que sí presentaban más riesgo de padecer casi todas estas enfermedades, excepto las coronarias, en comparación con los abstemios y los bebedores moderados, eran los grandes bebedores.

No existe relación causa-efecto entre el alcohol y la prevención cardiovascular

Según los autores del estudio, el más completo y extenso realizado hasta la fecha para abordar la relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de enfermedad cardiovascular, que el consumo de alcohol moderado se relacione con menor riesgo de desarrollar determinadas enfermedades no significa que se deba alentar a la población a consumir alcohol.

No obstante, consideran que el estudio sí tiene implicaciones para la orientación de los pacientes en consulta, los mensajes que se trasladan desde los sistemas de salud pública, y los algoritmos de predicción de determinadas enfermedades cardiovasculares. En ese sentido añaden que harían falta nuevos estudios y enfoques para estudiar el papel que el consumo de alcohol moderado puede tener en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, ya que en este caso, al tratarse de un estudio observacional, no se pueden establecer relaciones causa-efecto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD