PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Prueban con éxito una ‘terapia antienvejecimiento’

Una terapia génica probada en ratones, cuyo objetivo es combatir el deterioro del organismo que se produce a consecuencia del envejecimiento, ha conseguido prolongar la vida de estos animales hasta un 24%.
Terapia antienvejecimiento

16 de Mayo de 2012

Una terapia génica, cuyo objetivo es combatir el deterioro del organismo que se produce a consecuencia del envejecimiento, ha ofrecido buenos resultados cuando se ha probado en ratones, ya que ha conseguido prolongar la vida de estos animales hasta un 24%. La investigación, que se ha publicado en ‘EMBO Molecular Medicine’, ha sido realizada por científicos españoles del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

La nueva terapia se basa en una técnica que no se había probado anteriormente, y que actúa directamente sobre los genes, consiguiendo que las células expresen telomerasa, una enzima que se encarga de mantener la longitud de los telómeros (los extremos de los cromosomas) cuando las células se dividen.

Estudios previos ya habían comprobado que el envejecimiento y sus daños asociados se acelera cuando los telómeros se reducen por debajo de una longitud mínima y, a causa de esto, se producen una serie de alteraciones genéticas que tienen como consecuencia una disminución en la actividad de las células, que finalmente pierden su capacidad de dividirse y envejecen o mueren, por lo los tejidos del organismo dejan de regenerarse. La telomerasa tiene la propiedad de detener el acortamiento de los telómeros e, incluso, de reconstruirlos.

La salud de los animales mejoró significativamente, y se observó que se retrasaba el desarrollo de afecciones asociadas al envejecimiento como la resistencia a la insulina y la osteoporosis

Los investigadores del CNIO introdujeron en los ratones un virus al que habían modificado previamente el ADN, sustituyéndolo por la enzima telomerasa, y el virus –que deriva de otros que no resultan patógenos en los seres humanos y se considera muy seguro– se encargó de transportar el gen de la telomerasa a las células. La salud de los animales mejoró significativamente y se observó que se retrasaba el desarrollo de afecciones asociadas al envejecimiento como la resistencia a la insulina –uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de síndrome metabólico y diabetes– y la osteoporosis.

En los ratones más jóvenes, a los que se aplicó el tratamiento cuando cumplieron un año de edad, se incremento su longevidad un 24%, mientras que los que tenían dos años al recibir la terapia llegaron a vivir un 13% más de lo normal. Los autores del estudio han destacado, además, que ninguno de los animales del experimento desarrolló cáncer, un riesgo asociado a las terapias basadas en la telomerasa, y lo atribuyen a que el tratamiento se administra a ratones adultos, en los que no hay tiempo para que se acumulen las alteraciones suficientes para que se desarrollen tumores.

Si se comprueba su seguridad en humanos, esta terapia –que se administra una única vez– podría servir, según sus descubridores, para desarrollar nuevos tratamientos contra enfermedades asociadas a la presencia de telómeros excesivamente cortos, y todas aquellas que son consecuencia del envejecimiento de las células, como los trastornos cardiovasculares o la resistencia a la insulina, cuya incidencia aumenta notablemente con la edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD