PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Tomar edulcorantes artificiales podría aumentar la grasa corporal

El consumo de edulcorantes artificiales bajos en calorías se asocia con una mayor acumulación de grasas en el cuerpo, especialmente en las personas obesas, y con más riesgo de padecer diabetes.
Mujer echando edulcorante en el café

Existe la creencia de que los edulcorantes no engordan y previenen la diabetes pero no es así.

12 de Abril de 2017

Los edulcorantes artificiales bajos en calorías son consumidos por muchas personas con la idea de que se trata de una opción alternativa y más saludable a la que representa el azúcar, ya que existe la creencia de que no engordan y previenen la diabetes. En 2014, sin embargo, un estudio ya relacionó el uso de estos endulzantes con el desarrollo de la diabetes, al afectar su consumo a la composición y el funcionamiento de la microbiota intestinal. Ahora, un nuevo trabajo científico alerta del papel que los edulcorantes artificiales desempeñan en la formación de grasa corporal.

Las personas que consumían de forma habitual edulcorantes bajos en calorías mostraban un incremento en el transporte de glucosa a las células, lo que favorece el desarrollo de diabetes

La nueva investigación, presentada recientemente en Orlando en la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología, ha sido llevada a cabo por científicos de la Universidad estadounidense George Washington, y consta de dos apartados con los que sus autores pretenden demostrar que los edulcorantes artificiales bajos en calorías no son tan sanos y tan inocuos para el organismo como se pensaba.

Edulcorantes artificiales, obesidad y diabetes

En el primero de los ensayos, los investigadores utilizaron células madre extraídas del tejido adiposo humano, que fueron expuestas durante 12 días a una dosis de 0,2 milimoles de sucralosa (que viene a representar lo que supondría consumir cuatro latas de refresco light diarias). Este edulcorante artificial con cero calorías se utiliza de forma habitual en muchos productos industriales, y tiene una capacidad de endulzar hasta 650 veces superior a la del azúcar.

Tras los ensayos en laboratorio, los científicos de la Universidad George Washington comprobaron como las células madre sufrían un importante incremento en la expresión de los genes que indican la producción de grasa y la inflamación, mientras que en el caso de exposiciones mayores (1 milimolar/día) se observaba un incremento considerable de las gotitas de grasa acumuladas en las células.

El segundo ensayo fue llevado a cabo en humanos, para lo que se recurrió a ocho adultos que consumían edulcorantes artificiales bajos en calorías (cuatro de los cuales eran obesos, y otros cuatro presentaban normopeso). A todos ellos se les hizo una biopsia de grasa abdominal, cuyo resultado fue comparado con el de otros ocho adultos que no consumían este tipo de edulcorantes. Gracias a la investigación, los científicos comprobaron que las personas que consumen de forma habitual edulcorantes bajos en calorías mostraban un incremento en el transporte de glucosa a las células (algo que puede generar diabetes); y también una sobreexpresión de los genes asociados a la producción de grasa, algo que era especialmente llamativo en el caso de las personas con obesidad.

Los datos de ambos ensayos, por tanto, constatan que el consumo de edulcorantes artificiales bajos en calorías puede incrementar la producción de grasa corporal. No obstante, los investigadores explican que serían necesarios nuevos estudios, con muestras poblacionales más grandes, para sacar conclusiones más concretas y certeras sobre los efectos que estos endulzantes tienen en el metabolismo humano.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''