PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Hacer tareas del hogar puede reducir el riesgo de cáncer de estómago

Un estudio español ha demostrado que aquellas personas que no son sedentarias, y que además realizan las tareas del hogar, tienen hasta un 50% menos probabilidades de desarrollar un cáncer de estómago.
Una mujer y un hombre realizan las tareas del hogar

Realizar las tareas del hogar también cuentan como ejercicio físico.

25 de Julio de 2017

Realizar regularmente tareas del hogar como planchar, barrer, o hacer las camas, por ejemplo, puede reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago; eso sí, siempre y cuando la persona no sea sedentaria. Este dato curioso es fruto de un estudio reciente, coordinado por investigadores del servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud de la Región de Murcia y del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), y que ha sido publicado en la revista Plos One.

Las tareas del hogar pueden llegar a representar una proporción importante de la actividad física total que algunos grupos de población realizan en su día a día

La investigación contó con la participación de 3.653 personas, de las cuales 428 estaban diagnosticadas de cáncer de estómago. Tras realizar a cada una de ellas una entrevista sobre sus hábitos de vida, patologías existentes y antecedentes médicos, se les realizó un cuestionario dirigido específicamente a conocer sus hábitos de actividad física. De manera que se les preguntó acerca de qué actividad física realizaban en el trabajo, en el hogar, y en los momentos libres, así como su frecuencia, y duración y, además, el número de horas al día que pasaban sentadas.

Beneficios de mantenerse activo en casa y en el tiempo de ocio

Los resultados no dejaron indiferente a nadie; y es que los investigadores observaron que aquellas personas que no eran sedentarias y que solían realizar tareas del hogar, tanto de baja intensidad (planchar, hacer las camas, cocinar, etcétera), como de alta intensidad (fregar, limpiar las ventanas, frotar la bañera, etcétera), tenían menos probabilidades – concretamente un 50% menos– de desarrollar cáncer de estómago, frente a los que no se mostraban tan activos en casa.

Pero no solo hacer las tareas del hogar fue lo que se relacionó con tener menos probabilidades de padecer cáncer de estómago, sino que la actividad realizada en los momentos de ocio también demostró ser beneficiosa en este sentido. Según el estudio, las personas que dedicaban al menos 20 minutos al día a realizar actividades ligeras o moderadas –como caminar o montar en bicicleta– también presentaban menor riesgo de desarrollar cáncer de estómago respecto a las que no tenían dicho hábito. Concretamente, el riesgo de sufrir este tumor en estas personas era un 27-39% menor.

Las tareas del hogar pueden llegar a representar una proporción importante de la actividad física total que algunos grupos de población realizan en su día a día, y este estudio corrobora que una persona activa en todos los aspectos de la vida está ayudando a su organismo a prevenir multitud de enfermedades, entre ellas el cáncer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD