PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

La toxina botulínica alivia el dolor de rodilla

Una inyección de toxina botulínica combinada con fisioterapia muestra eficacia para tratar el síndrome del dolor patelofemoral por sobrecarga, que causa inflamación y dolor en la rodilla a corredores y cicilistas.
La toxina botulínica alivia el dolor de rodilla

A los pacientes se les administró una inyección de 'Dysport', un tipo de toxina botulínica.

26 de Febrero de 2016

La administración de una inyección de toxina botulínica combinada con fisioterapia ha conseguido tratar eficazmente el síndrome del dolor patelofemoral lateral por sobrecarga –un trastorno que provoca dolor en la parte frontal y lateral de la rodilla, y que suele afectar a los corredores y a los ciclistas, tanto profesionales como aficionados– en un ensayo realizado por investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) y la Clínica Fortius, en el que han participado 45 pacientes.

Con el tratamiento convencional –antiinflamatorios, esteroides, fisioterapia, e incluso cirugía– alrededor del 80% de los afectados sigue sufriendo dolor de rodilla y debe reducir sus niveles de actividad física

A los participantes en el estudio se les aplicó una inyección de Dysport, un tipo de toxina botulínica, bajo control ecográfico, en un músculo en la zona delantera y exterior de la cadera, para favorecer que se relajara y los pacientes tuvieran que usar más los músculos de los glúteos, y lo combinaron con fisioterapia, con el objetivo de fortalecer la musculatura de los glúteos y otros músculos débiles o tensos.

Los actuales tratamientos para corregir los síntomas del síndrome del dolor patelofermoral lateral por sobrecarga –fundamentalmente inflamación y dolor agudo en la rodilla que empeora con la actividad deportiva–, se basan en el empleo de antiinflamatorios, inyecciones de esteroides y fisioterapia, e incluso se recurre a la cirugía cuando estas terapias no resultan efectivas, a pesar de lo cual alrededor del 80% de los afectados sigue sufriendo dolor y se ve obligado a reducir sus niveles de actividad física.

Los autores del estudio comprobaron que el tratamiento con fisioterapia por sí solo no conseguía aliviar el dolor de los pacientes, lo que sí lograron al administrarles una inyección de Dysport en el músculo frontal de la cadera. Ingenieros del Imperial College han desarrollado un modelo computacional con el que pretenden estudiar la actividad muscular antes y después de las inyecciones para analizar los mecanismos en funcionamiento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''