PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

El feto puede volverse adicto a la 'comida basura'

Unos hábitos dietéticos poco saludables durante el embarazo, como el abuso de fast food o comida basura, pueden influir en el feto, que podría volverse "adicto" a este tipo de alimentación.
Embarazada comiendo comida basura

02 de Abril de 2013

La nutrición en el embarazo es clave para la salud del futuro bebé, ya que no seguir una dieta equilibrada y acorde a las necesidades propias de la gestación no solo afecta a la madre, sino también al feto en desarrollo. Así, unos hábitos dietéticos poco saludables, como el abuso de fast food o comida basura, no solo favorecen que la madre presente exceso de peso, sino que pueden influir –a través del líquido amniótico– en el paladar del feto, que podría volverse ‘adicto’ a este tipo de alimentación.

También, durante el periodo de lactancia materna el paladar del bebé se habitúa al sabor de los alimentos que ingiere su madre, relacionando esos sabores con el bienestar que le proporciona el contacto con su progenitora. Pero, lógicamente, esto ocurre tanto con los alimentos saludables como con la comida basura, en el caso de que la madre siga este tipo de dieta habitualmente. Estas son al menos las conclusiones de una investigación publicada en ‘FASEB Journal’ que revela que cuando las mujeres embarazadas se alimentan con comida rápida traspasan el hábito al feto.

El abuso de la 'comida basura' durante el embarazo puede influir en los hábitos dietéticos del futuro bebé, que podría volverse 'adicto' a este tipo de alimentación

Los autores del estudio atribuyen el fenómeno a que la dieta de la madre influye sobre el circuito de señalización de opiáceos en el cerebro del neonato, que hace que los bebés disminuyan su respuesta frente a los opiáceos que se liberan de forma natural cuando se toman alimentos ricos en grasas y azúcar. De esta forma –según los investigadores–, la tolerancia de los bebés frente a la ‘comida basura’ aumenta y necesitan consumir más cantidad de estos productos para obtener una sensación placentera.

Los investigadores realizaron el estudio con ratas de laboratorio pero creen que los resultados se podrían conseguir igualmente en seres humanos porque el mecanismo por el que ocurre la adicción podría desarrollarse de la misma forma en las personas. Indican, además, que el consumo de comida basura puede considerarse como una adicción, ya que emplea los mismo circuitos químicos que drogas como la morfina, el opio o la heroína.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''