PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Un fármaco contra la epilepsia reduce el cociente intelectual del feto

Un estudio ha revelado que los niños cuyas madres tomaron valproato durante el embarazo para tratar la epilepsia tienen un cociente intelectual (CI) inferior al de los que no estuvieron expuestos a este fármaco.
Un fármaco contra la epilepsia reduce el cociente intelectual del feto

24 de Enero de 2013

El valproato, un fármaco que se emplea en el tratamiento de la epilepsia se ha asociado a diversas malformaciones congénitas en el bebé, como el labio leporino o la espina bífida, cuando ha sido necesario administrar este medicamento a mujeres embarazadas.

Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Emory, en Estados Unidos, ha comprobado que tiene otro efecto secundario indeseado, y es que los niños expuestos a valproato durante su desarrollo en el útero materno tienen un menor cociente intelectual (CI) que los niños de la misma edad cuyas madres no siguieron este tratamiento.

Los niños que habían estado expuestos al valproato tenían entre siete y diez puntos menos de cociente intelectual que la media para su edad

Los autores del estudio evaluaron a 224 niños, hijos de pacientes que tomaron valproato durante su embarazo, cuando los menores tenían tres años de edad –en el año 2009–, y advirtieron entonces que los niños podrían tener problemas cognitivos. Lo que confirmaron tres años después, cuando volvieron a analizar a los pequeños, y se fijaron también en habilidades como su capacidad de expresión y su memoria.

Según los datos de la investigación –publicada en ‘The Lancet Neurology’–, los niños que habían estado expuestos al valproato tenían entre siete y diez puntos menos de cociente intelectual que la media para su edad, y la diferencia era más acentuada cuanto mayor había sido la dosis de fármaco que había tomado la madre.

Aunque se trate de evitar el valproato en el embarazo, es el único tratamiento efectivo en determinados tipos de epilepsia, y los especialistas señalan que sufrir crisis epilépticas durante el embarazo resulta más perjudicial para el feto que los efectos del fármaco.

Por ello, recomiendan que las pacientes de epilepsia que quieran quedarse embarazadas, planifiquen la gestación de acuerdo con su médico para que este reduzca la dosis de medicación al mínimo efectivo, y comiencen a tomar ácido fólico al menos tres meses antes de la concepción, ya que esta vitamina contribuye a disminuir las secuelas de los antiepilépticos sobre el feto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD