PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Donan perros adiestrados a víctimas de violencia de género

Las víctimas de la violencia de género contarán con el apoyo de la Fundación Mariscal, una organización que donará perros adiestrados para su protección, así como cursos gratuitos para el manejo del can.
Donan perros adiestrados a víctimas de violencia de género

Los perros que donará la Fundación Mariscal están especialmente educados para defender y acompañar a personas en situación de vulnerabilidad.

13 de Abril de 2016

La Fundación Mariscal, organización sin ánimo de lucro perteneciente a la empresa especializada en adiestramiento de canes Security Dogs, donará perros adiestrados a víctimas de violencia de género para garantizar su seguridad. Hasta la fecha, la fundación ya ha entregado 17 perros especialmente educados para defender y acompañar a personas en situación de vulnerabilidad.

El proyecto nace para dar respuesta a una necesidad que hasta este momento no estaba cubierta, ya que no se disponía de un sistema educativo canino que diera garantías a la víctima y a terceros. Ahora desde la fundación han desarrollado un adiestramiento que ofrece esa respuesta a la problemática específica de la violencia de género de forma segura para todos los agentes implicados.

El proceso para optar a un perro de protección requiere el cumplimiento de requisitos como tener una orden de alejamiento y superar un test psicológico

Para poder optar a uno de los perros de protección (PEPOS) se deben cumplir una serie de requisitos, que van desde la comprobación de la existencia o no de una orden de alejamiento por peligro vital, hasta la realización de un test psicológico a la usuaria para saber si realmente es apta para convivir 24 horas al día con un perro de protección. Estos canes adiestrados actúan como garantía de seguridad, disuadiendo al agresor, pero además cumplen una función terapéutica derivada de los beneficios que proporciona convivir a diario con ellos.

La Fundación Mariscal, además, ofrece cursos gratuitos de 250 horas de duración para que las usuarias de estos animales puedan manejar un perro de seguridad y conozcan las pautas de entrenamiento y convivencia con el can. Además, dada la situación económica de muchas de las mujeres que se encuentran en este tipo de situaciones, la organización también cubre la manutención y el alojamiento de las solicitantes durante su formación. Todo el proceso de adiestramiento y formación, animal incluido, tiene un coste de alrededor de 6.000€.

Los perros que son donados han sido entrenados previamente para identificar si se está produciendo una posible agresión e intervenir para paralizar al atacante. Su objetivo no es atacar al agresor, sino disuadirle en su empeño y, en caso de agresión, hacer las veces de escudo a la víctima. Pese a la importante labor que pueden llegar a realizar, este tipo de perros no están reconocidos legalmente, por lo que queda en manos de la justicia desarrollar leyes que les permitan el acceso a lugares públicos y privados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD