PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Los bebés que conviven con perros y gatos, más saludables

Un estudio de la Academia Estadounidense de Pediatría ha desvelado que los pequeños que durante su primer año de vida conviven con estos animales crecen más saludables y les afectan menos las infecciones respiratorias.
Los bebés que conviven con perros y gatos, más saludables

Una niña protegiendo a su gatito, un efecto que a veces es mutuo.

19 de Agosto de 2012

Muchos padres que viven con sus mascotas seguro que han tenido siempre la duda de si sus perros o sus gatos podrían tener alguna repercusión negativa para la salud de sus bebés. Pues bien, un reciente estudio de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) ha desvelado que los pequeños que durante su primer año de vida conviven con estos animales crecen más sanos y les afectan menos las infecciones respiratorias que a los que viven sin escuchar ladridos y maullidos en casa.

Algunas infecciones, como las relacionadas con las vías respiratorias o el oído, son frecuentes en los bebés durante sus primeros meses, sin embargo, en los casos analizados (cerca de 400 críos) que tenían contacto habitual con un perro sus pequeños dueños tuvieron menos problemas relacionados con estas patologías, y, en caso de tenerlos, los tratamientos a base de antibióticos requeridos eran más breves.

Aunque el hecho de vivir con un gato también mostró efectos “protectores” sobre los nenes, los resultados fueron algo más modestos en este sentido que con los perros.

La conclusión de los especialistas que realizaron este estudio, publicado en la revista ‘Pediatrics’, es que convivir junto a estas mascotas no sólo aporta compañía y alegría a la familia, sino que puede tener una influencia positiva en la maduración del sistema inmune durante la infancia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''