PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Los riesgos para los perros de lanzarles palos para jugar

Los veterinarios han alzado la voz de alarma ante las heridas cada vez más habituales causadas a los perros por palos de madera que sus dueños les lanzan para jugar. Nada como una pelota para aunar juego y seguridad.
Un hombre a punto de lanzar un palo a su perro

Es fácil que un perro se haga daño al coger un palo porque actúan con mucha rapidez y movimientos bruscos, por lo que el palo puede astillarse o penetrar en alguna parte del cuerpo del can.

22 de Marzo de 2016

La herida sufrida por una pequeña Border Collie en Escocia, que tuvo que ser operada al resultar gravemente dañada cuando un palo de 10 centímetros atravesó parte de su lengua y desplazó la laringe, hizo levantar la voz de alarma a la Asociación de Veterinarios Británicos (BVA) sobre los riesgos de lanzar palos de madera para jugar a nuestros canes.

Un palo de madera puede provocar heridas de gravedad, incluso mortales, a nuestro can. Para jugar con ellos y hacerles correr, mejor tirar de sentido común y de juguetes seguros

Un gesto tan común como utilizar un palo de madera que encontramos en la calle para hacer correr a nuestro perro puede acarrear un serio riesgo para su salud. Así, según informa la ONG británica ‘PSDA Help a Vet Help a Pet’, los veterinarios de la organización atienden al menos una vez por semana a perros heridos por palos de madera. Los riesgos de estos utensilios tienen doble procedencia: por un lado derivan de la ausencia de higiene, ya que al morderlos los perros introducen en su organismo bacterias que pueden acarrearle enfermedades. Por otro, como afirma la veterinaria Olaya Alvárez, de VetSalud, los palos “pueden astillarse y provocar laceraciones e infecciones en la boca y en el esófago, pudiendo llegar, incluso, a atravesar órganos y provocar graves daños”.

Desde la Asociación de Veterinarios Británicos, por su parte, advierten que es habitual ver “heridas penetrantes terribles en el hocico, el cuello y a veces en el abdomen” de los perros a consecuencia de los palos de madera. En BVA insisten en que es fácil que un perro se haga daño al coger un palo debido a que actúan con mucha rapidez, lo que incrementa las opciones de llevar a cabo movimientos bruscos a consecuencia de los cuales el palo puede astillarse o penetrar en alguna parte del cuerpo del can.

En todo caso, los veterinarios recomiendan a los dueños que no dejen de jugar con sus perros, pero que lo hagan con sentido común y usando juguetes seguros, de goma, de tamaño adecuado y que permitan ser mordidos con facilidad. En ese sentido, las pelotas y los frisbees para perros pueden ser una alternativa ideal para aunar juego y seguridad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''