PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

El cerebro se ‘defiende’ de los daños del cannabis

Una investigación en ratones revela que el consumo de cannabis provoca una liberación masiva de pregnenolona en el cerebro, una sustancia capaz de bloquear gran parte de los efectos psicotrópicos de esta droga.
El cerebro se ‘defiende’ de los daños del cannabis

Al consumir cannabis liberamos prenenolona.

07 de Enero de 2014

El cerebro produce de forma natural una sustancia, la pregnenolona, que se libera de forma masiva cuando se consume cannabis, y es capaz de bloquear gran parte de los efectos psicotrópicos de esta droga, de acuerdo con los resultados de un reciente estudio en ratones, realizado por un grupo científico internacional liderado por Vincenzo Piazza, de la Universidad de Burdeos, y que ha contado con la colaboración de investigadores estadounidenses, británicos y españoles.

Si los resultados de la investigación se confirman en seres humanos, significaría que la pregnenolona –que se obtiene naturalmente a través del metabolismo del colesterol y se reparte por todo el sistema nervioso central– puede limitar hasta cierto punto los daños que causa el cannabis en el cerebro.

Esto no solo podría ayudar a desarrollar nuevos tratamientos para combatir la dependencia del cannabis y su intoxicación, sino que también abriría una vía para aprovechar los usos terapéuticos del tetrahydrocannabinol (THC), evitando los efectos neurológicos indeseados que provoca la droga en el cerebro.

Si los resultados de la investigación se confirman en seres humanos significaría que la pregnenolona puede limitar los daños que causa el cannabis en el cerebro

En el estudio con ratones los científicos observaron cómo variaba la producción de pregnenolona cuando se administraban a los animales diferentes drogas, como alcohol, cocaína, morfina o nicotina, además de cannabis. Pero era con esta última sustancia con la que los picos de pregnenolona se disparaban hasta casi un 1.500%.

Los autores del trabajo explican que esto se debe a que el cannabis se fija a unos receptores cerebrales –los CB1–, que al aumentar su actividad con la presencia de la droga provocan la liberación masiva de pregnenolona, al mismo tiempo que reducen la actividad de los receptores cannabinoides. Y añaden que es necesario realizar ensayos clínicos en pacientes para comprobar la cantidad de pregnenolona necesaria para conseguir los resultados terapéuticos deseados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD