PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

El mindfulness mejora la calidad del sueño

El mindfulness, una técnica de relajación basada en la meditación, puede contribuir a mejorar la calidad del sueño en las personas mayores con trastornos del sueño moderados, según revela un estudio.
Persona meditando

El mindfulness reduce la ansiedad y el impacto de las emociones negativas.

18 de Febrero de 2015

El mindfulness, una técnica de relajación basada en la meditación, que entre otros beneficios reduce la ansiedad, la insatisfacción, y el malestar asociado a las emociones negativas, puede también contribuir a mejorar la calidad del sueño en las personas mayores con trastornos del sueño moderados, según revela un estudio en el que se han comparado los efectos de la meditación con un programa basado en el cambio de hábitos y la adopción de una rutina antes de acostarse.

En el ensayo clínico, realizado por un grupo de investigadores dirigidos por David S. Black, de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles (EE.UU.), participaron 49 personas con una media de 66 años de edad, que se dividieron en dos grupos; 24 de ellos participaron en prácticas estándar de meditación consciente (MAP), y los otros 25 fueron incluidos en un programa de educación para la higiene del sueño (SHE). Para evaluar los resultados se empleó el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburg (PSQI).

El 50% de los mayores de 55 años tiene algún trastorno del sueño, un problema que se asocia a alteraciones del estado de ánimo, fatiga, síntomas de depresión, y una disminución de la calidad de vida

Los pacientes del grupo MAP experimentaron una mejoría en comparación con los del grupo de SHE, alcanzando puntuaciones medias PSQI de 10,2 al principio y 7,4 tras la intervención, mientras que los segundos, que al comienzo del estudio también tenían una puntuación media de 10,2, pasaron a 9,1 tras someterse al programa de higiene del sueño.

Alrededor de la mitad de las personas a partir de los 55 años tiene algún trastorno del sueño, un problema que se asocia a alteraciones en el estado de ánimo, fatiga, síntomas de depresión y, en general, una disminución de su calidad de vida. Los autores del nuevo estudio observaron que los individuos que practicaron la meditación también mejoraron con respecto a los síntomas del insomnio y de depresión, y presentaron una menor incidencia de fatiga.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD