PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

La depresión aumenta un 58% el riesgo de ser obeso

Las personas con depresión tienen un 58% más riesgo de ser obesas, y la obesidad aumenta un 55% el riesgo de sufrir depresión, por lo que expertos en salud mental aconsejan abordar conjuntamente ambas patologías.
Hombre obeso con depresión

Depresión y obesidad tienen una gran prevalencia y provocan elevados gastos sanitarios.

11 de Marzo de 2016

La depresión y la obesidad, que son enfermedades que constituyen un problema de salud pública en los países desarrollados tienen una causa bidireccional, ya que las personas con depresión tienen un 58% más riesgo de ser obesas, y la obesidad, a su vez, aumenta un 55% el riesgo de sufrir este trastorno mental, según datos registrados en diversos metanálisis, que han puesto de manifiesto los expertos reunidos en el XXIV Curso de Actualización en Psiquiatría de Vitoria-Gasteiz.

Las personas deprimidas tienden a descuidar sus hábitos de vida, no realizan ejercicio físico y su dieta suele ser inadecuada, lo que hace que engorden y se genere una situación en la que ambas patologías se retroalimentan

Ambas patologías tienen una gran prevalencia y provocan elevados gastos sanitarios; así, la depresión aumenta el absentismo laboral y los ingresos hospitalarios, y la obesidad se asocia a problemas cardiovasculares que generan una gran demanda de asistencia médica. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala a la depresión como la causa principal de discapacidad a nivel mundial, y solo en Europa es responsable de más del 7% de las muertes prematuras. La OMS también ha alertado de que en Europa en 2030 seis de cada diez mujeres y siete de cada diez hombres tendrán sobrepeso.

El Dr. Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, ha explicado que existen diversos factores que pueden predisponer a una persona a padecer estas enfermedades, como la herencia genética, el entorno social, aspectos psicológicos, o la presencia de otras patologías como diabetes o trastornos cardiovasculares. En concreto, el síndrome metabólico (obesidad abdominal, diabetes, hipertensión, niveles elevados de triglicéridos), es un factor que tienen en común muchos pacientes con obesidad y depresión. Por ello, y según el Dr. Roca, ciertos subtipos depresivos podrían considerarse enfermedades sistémicas mediadas por procesos metabólicos.

Las personas deprimidas tienden a descuidar sus hábitos de vida, no realizan ejercicio físico y su dieta suele ser inadecuada, lo que hace que engorden y se genere una situación en la que ambas patologías se retroalimentan. Teniendo esto en cuenta el Dr. Roca ha destacado que se debe abordar conjuntamente esta comorbilidad de patologías, y prevenir la aparición de depresión y sobrepeso con una dieta mediterránea, actividad física a diario, un sueño suficiente, relaciones sociales e intervenciones psicoeducativas que mejoren la adherencia a un estilo de vida saludable.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''