PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

Las personas divorciadas tienen más riesgo de sufrir un ictus

Las personas divorciadas, y especialmente los hombres, podrían tener un mayor riesgo de sufrir un ictus, en comparación con los casados, solteros o viudos, lo que se atribuye a un peor estilo de vida tras el divorcio.
Las personas divorciadas tienen más riesgo de sufrir un ictus

Según el estudio, los hombres suelen tener más dificultades para habituarse a su nueva situación tras un divorcio.

18 de Julio de 2017

El estado civil de divorciado podría aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o ictus en comparación con las personas casadas, solteras o viudas, siendo el riesgo más acentuado en el caso de los hombres que en el de las mujeres, según ha dado a conocer un estudio presentado en el Congreso de la Organización Europea para el Accidente Cerebrovascular (ESOC) 2017.

Al parecer, los motivos que provocan este aumento del riesgo de ictus son los cambios en los hábitos diarios y en el estilo de vida de las personas divorciadas. No les afecta tanto la soledad como si los posibles problemas de alojamiento, estrés y, en algunos casos, el aumento del consumo de sustancias nocivas como el tabaco o el alcohol, que pueden asociarse a una reciente separación sentimental.

El aumento del riesgo de sufrir un ictus se asoció con los malos hábitos que se suelen adquirir después del divorcio, como el aumento del consumo de tabaco o alcohol

La investigación ha sido realizada con un grupo de casi 59.000 personas danesas con más de 40 años, que habían experimentado algún accidente cerebrovascular entre 2003 y 2012. Los expertos analizaron el estado civil de los participantes el año anterior a sufrir el episodio, y el resultado fue que, del total, un 52% eran casados, un 26% viudos, un 13% divorciados, y un 9% solteros.

Más riesgo de ictus para los hombres divorciados

Para obtener unos resultados fiables para la investigación también se tuvieron en cuenta el género, la edad, y el nivel de ingresos y de formación educativa, y se observó que mientras que las personas que estaban casadas, viudas o solteras no tenían un incremento del riesgo de ictus, aquellas que se encontraban divorciadas presentaron un aumento significativo: 1,23 más riesgo relativo para los hombres y 1,11 para las mujeres.

Según el Dr. Tom SkyhØj Olsen del Bispebjerg University Hospital (Dinamarca), coautor del estudio, los resultados del trabajo indican que vivir en paz, independientemente de que sea en soledad o en compañía, resulta beneficioso para la salud, por lo que sería importante afrontar los desacuerdos que implica un divorcio con la mayor tranquilidad posible. El experto también señala una diferencia entre los géneros a la hora de adaptarse a los cambios producidos por el divorcio, siendo las mujeres más capaces de habituarse a la nueva situación que los hombres.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD