PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Un niño puede sufrir un golpe de calor en solo diez minutos

Los expertos advierten del peligro de dejar a los niños solos en el interior de un vehículo, porque aunque la temperatura exterior sea de poco más de 20ºC, en solo diez minutos el menor puede sufrir un golpe de calor.
Un niño pequeño duerme en el interior de un coche

Bajar las ventanillas un poco apenas disminuye la temperatura del interior, que en un día soleado puede alcanzar fácilmente los 50 o 60ºC.

13 de Junio de 2016

Un niño que permanezca en el interior de un vehículo cerrado, durante un día soleado con una temperatura exterior de algo más de 20 ºC, puede sufrir un golpe de calor en tan solo diez minutos, según han advertido en un informe la Fundación Mapfre y la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Si el niño sufre un golpe de calor y está consciente, hay que tumbarle boca arriba en un lugar fresco, aflojarle la ropa y colocarle compresas frías, y ofrecerle agua, trasladándole posteriormente a un centro sanitario

La temperatura del interior del coche pude superar los 40 ºC en estas condiciones climatológicas y, como ha asegurado María Jesús Esparza, pediatra y secretaria del Comité de Prevención de Lesiones Infantiles de la AEP, los niños experimentan esta situación con más frecuencia de la que se cree, y bajar las ventanillas un poco apenas disminuye la temperatura del interior, que puede alcanzar fácilmente los 50 o 60ºC, mientras que algunos elementos podrían llegar a los 80 ºC y causar quemaduras por contacto.

Esta experta explica que los principales síntomas del golpe de calor son aumento de la temperatura corporal por encima de los 40 ºC o fiebre, mareo, debilidad, vómitos, intenso dolor de cabeza, taquicardia, y piel seca y muy caliente. Para prevenir este trastorno, que según la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), causa muchas muertes cada año, es básico no dejar a los niños solos dentro del coche ni un minuto, y tener la precaución de dejar bien cerrado el vehículo para que los menores no puedan acceder a él.

Si el niño sufre un golpe de calor, la Dra. Esparza recomienda que, si está consciente, se le tumbe boca arriba en un lugar fresco, se le afloje la ropa, y se le coloquen compresas frías y se le ofrezca agua para beber, trasladándole posteriormente a un centro sanitario. Esta especialista ha señalado que la mayoría de las víctimas de hipertermia tienen menos de cinco años, porque la temperatura corporal a estas edades aumenta con mucha más rapidez que en el caso de los adultos, y su sistema respiratorio también les hace más vulnerables al calor.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Diabetes
 

Especial

Diabetes

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

70%
de los mayores de 50 años reconoce no tener un peso saludable
'Fuente: 'Informe “Cigna 360 Wellbeing Survey”''