PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Reducir la sal ayuda a no despertarse para ir al baño

Un estudio ha demostrado que si se reduce el consumo de sal, disminuyen los efectos de la nicturia, es decir, de la enfermedad que provoca que una persona se despierte varias veces durante la noche para orinar.
Reducir la sal ayuda a no despertarse para ir al baño

07 de Abril de 2017

Consumir menos sal podría disminuir la nicturia, es decir, el trastorno que provoca que una persona se despierte varias veces durante la noche para orinar, un trastorno que suele afectar a las personas mayores de 60 años. Y es que, con la edad, el volumen de la vejiga va disminuyendo y, por tanto, se va perdiendo la capacidad de retener la orina.

El sodio de la sal contribuye a mantener el equilibrio adecuado de los fluidos en los tejidos y en la sangre, de manera que, si se consume mucha sal, los riñones tienden a generar más orina

Aunque levantarse por la noche para ir al baño no suele originar problemas si se produce de forma esporádica, sí conlleva complicaciones cuando se vuelve rutinario. Estrés, irritabilidad, o cansancio, son las principales consecuencias que padecen las personas que sufren nicturia.

Si bien son varias las causas que provocan que una persona necesite orinar frecuentemente a mitad de la noche, como la edad, por ejemplo, ahora, un equipo de investigadores japoneses, concretamente de la Universidad de Nagasaki, ha demostrado que la dieta también puede influir. Según la investigación, que ha sido presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Urología en Londres, algo tan sencillo como es reducir el consumo de sal podría ayudar a disminuir la necesidad de orinar en mitad de la noche.

Tomar menos sal reduce la necesidad de orinar

Los investigadores, dirigidos por el doctor Matsuo Tomohiro, analizaron durante 12 semanas a un total de 321 hombres y mujeres que presentaban un consumo de sal alto y que, a su vez, tenían dificultades para dormir bien. De todos ellos, 223 consiguieron reducir su consumo de sal de 10,7g al día a 8g. Lo que se observó fue que, efectivamente, este grupo pasó de necesitar orinar 2,3 veces durante la noche, a hacerlo solo 1,4 veces.

Por el contrario, los 98 participantes restantes, que aumentaron su consumo diario de sal de 9,6g a 11g, también sufrieron un incremento de su necesidad de ir al baño durante la madrugada, que pasó de 2,3 veces, a 2,7. Además, los investigadores observaron que la disminución de la ingesta de sal reducía la necesidad de orinar también durante el día y, sobre todo, que la reducción de la nicturia provocaba una mejoría en la calidad de vida de los participantes.

Se trata del primer estudio que analiza la relación entre el consumo de sal y la necesidad de ir al baño. El sodio de la sal es un actor importante a la hora de mantener el equilibrio adecuado de los fluidos en los tejidos y en la sangre. De manera que, si se consume mucha sal, los riñones tienden a generar más orina. Sin olvidar que, al comer de manera más salada, se tiene más sed y, por ende, se beben más líquidos.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dra. Victoria Martínez Morón

Responsable de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios.

Dra. Victoria Martínez Morón

Experta en rejuvenecimiento vaginal de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios
“El rejuvenecimiento vaginal mejora la hidratación, la elasticidad y la textura de los tejidos vulvovaginales, lo que se traduce en una mejoría de la sequedad vaginal, disminución de picor e irritación, y aumento de lubricación vaginal y disminución de molestias durante el coito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

23%
de las mujeres mexicanas se casa o vive en unión conyugal antes de los 18 años
'Fuente: 'Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)’’'