PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Una dieta antiinflamatoria previene la pérdida de densidad ósea

Una dieta rica en sustancias antiinflamatorias –presentes en frutas, verduras, cereales de grano entero y pescado– ayuda a reducir la pérdida mineral ósea y el riesgo de fracturas, en las mujeres posmenopáusicas.
Mujer posmenopáusica comprando fruta y verdura

Las frutas y verduras son ricas en sustancias antiinflamatorias.

31 de Enero de 2017

Una dieta rica en sustancias antiinflamatorias –presentes en alimentos como frutas, verduras, cereales de grano entero y pescado– puede proteger la salud de los huesos y prevenir la aparición de fracturas en mujeres posmenopáusicas, según un estudio liderado por Tonya Orchard, profesor asistente de nutrición humana en The Ohio State University, cuyo objetivo era comprobar la relación entre el tipo de alimentación y la densidad mineral ósea y el riesgo de fracturas.

Los beneficios de la dieta antiinflamatoria fueron especialmente evidentes respecto a la disminución del riesgo de fracturas en mujeres posmenopáusicas menores de 63 años

Los resultados del trabajo, que se han publicado en The Journal of Bone and Mineral Research, mostraron que las mujeres que siguieron la dieta con menos elementos inflamatorios (de acuerdo a un sistema de evaluación denominado Dietary Inflammatory Index) sufrieron una menor pérdida de densidad ósea durante los seis años de seguimiento, en comparación con aquellas que habían tomado el tipo de alimentación más inflamatoria.

Los beneficios de la dieta antiinflamatoria fueron especialmente evidentes respecto a la disminución del riesgo de fracturas en las mujeres blancas posmenopáusicas menores de 63 años, ya que el grupo de esa edad que consumió el tipo de alimentación más inflamatoria tuvo casi un 50% más riesgo de sufrir fracturas que el grupo con la dieta menos inflamatoria.

Relación entre procesos inflamatorios y osteoporosis

Aunque los investigadores no han podido establecer cuál es la relación entre las pautas dietéticas y la salud ósea de las mujeres, debido a que se trata de un estudio observacional, Rebecca Jackson, una de las autoras del trabajo, ha señalado que los nuevos hallazgos apoyan la hipótesis de que los factores que aumentan los procesos inflamatorios pueden incrementar el riesgo de desarrollar osteoporosis.

De hecho, investigaciones anteriores ya habían vinculado los elevados niveles de marcadores inflamatorios en la sangre con pérdida de densidad mineral ósea y aparición de fracturas en mujeres y hombres ancianos. Y, como ha explicado Orchard, las mujeres del estudio con dietas saludables no perdieron la densidad ósea tan rápido como aquellas con una alimentación inadecuada, un dato relevante si se tiene en cuenta que, tras la menopausia, las mujeres experimentan una drástica reducción de la densidad ósea, que favorece la aparición de fracturas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD