PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Intoxicación por monóxido de carbono
Cuando debido a una fuga, se inhala monóxido de carbono, este penetra en el organismo poniendo en peligro la vida. Saber detectar la presencia de este gas y cómo actuar ante una intoxicación puede salvarte.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Qué es una intoxicación por monóxido de carbono

Según un estudio realizado en 2015 por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), cada año en España entre 5.000 y 10.000 personas sufren intoxicación por monóxido de carbono, con una media de 125 muertes al año, y en Estados Unidos se considera la primera causa de muerte por intoxicación. Un problema más común en invierno, y en casas antiguas, de personas mayores o con menos recursos. Es por ello que un conocimiento básico acerca de las causas, detección precoz y primeros auxilios es esencial para cada vez disminuir más las cifras de este tipo de accidentes.

Qué es el monóxido de carbono

Seguro que todos hemos escuchado noticias alguna vez sobre accidentes por intoxicación debido a la inhalación de gases, o cuando se habla de la famosa cámara de gas, pero ¿sabemos realmente cómo funciona el monóxido de carbono?

El Monóxido de Carbono es un gas cuya fórmula química es CO, debido a que la molécula está formada por un átomo de Carbono unido a uno de Oxígeno. Combinados crean un compuesto gaseoso que es inodoro e incoloro, o sea, no huele ni tiene color, y sin embargo es extremadamente peligroso respirarlo. Se produce por la combustión incompleta de diversas sustancias, como gases, madera, o combustibles como la gasolina y el carbón. Los coches, las calderas, las chimeneas y algunos aparatos de calefacción producen CO, por lo que hay que tener siempre en cuenta que suponen un riesgo añadido en caso de un mal funcionamiento.

Por qué es peligro inhalar monóxido de carbono

Para conocer el alcance que tiene el monóxido de carbono en el organismo primero hay que dar un repaso básico al sistema circulatorio:

En la sangre tenemos unas células llamadas glóbulos rojos, formadas por un elemento que se llama hemoglobina, y que se encargan de transportar el oxígeno, llevándolo desde los pulmones a cada rincón del cuerpo. La hemoglobina siente una atracción muy fuerte por el oxígeno, y cuando los dos se unen el compuesto pasa a llamarse oxihemoglobina.

Sin embargo, el monóxido de carbono tiene una afinidad 220 veces mayor por la hemoglobina que el oxígeno. Esto quiere decir que en presencia de los dos elementos, la hemoglobina siempre prefiere unirse al monóxido de carbono. Por eso cuando se inhala monóxido de carbono la sangre deja de transportar oxígeno para transportar el otro gas, haciendo que el oxígeno escasee más y más en el organismo. Y no solo eso, el CO en la sangre también impide el paso del oxígeno a los tejidos, así que por partida doble el cuerpo va teniendo cada vez menos oxígeno, como si dejásemos de respirar y los órganos empezasen a fallar, poco a poco nos vamos asfixiando.

Actualizado: 30 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Alicia Díaz

Enfermera, experta en Primeros Auxilios
Alicia Díaz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD