PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Raspaduras, arañazos y laceraciones
Caídas, golpes, o el ataque de un animal, pueden causar lesiones en la piel como raspaduras, arañazos o laceraciones, cuya gravedad depende de su tamaño y profundidad. Evita que se infecten siguiendo estos consejos.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Qué son las raspaduras, arañazos y laceraciones

Niña con una raspadura que sangra en la pierna

Las raspaduras suelen arrancar capas superficiales de la piel, aunque si son intensas pueden llegar a las capas profundas.

Raspaduras, arañazos, laceraciones… son diferentes tipos de lesiones en la piel y varían en gravedad según su tamaño y profundidad. Las caídas y los golpes que lesionan la piel son muy habituales, y especialmente en los niños es frecuente ver heridas en proceso de cicatrización en rodillas y codos. Por norma general estas heridas no son graves, pero aunque sanen por sí mismas es conveniente saber qué hay que hacer y qué no hay que hacer para favorecer la curación natural.

La piel está constituida por tres capas diferentes, la epidermis, que es la capa más superficial; la dermis, que sigue a la epidermis en profundidad y en la que abundan los capilares sanguíneos; y la hipodermis, la capa de piel más profunda, encargada de almacenar las grasas y mantener la temperatura corporal. Cuanta mayor profundidad alcance la lesión en la piel, mayor será su gravedad, aunque también depende de la parte del cuerpo donde se produzca, pues el grosor de cada capa varía y mientras en las palmas de las manos y las plantas de los pies los tejidos deben ser más resistentes por tratarse de zonas más expuestas y propensas a lesiones, la piel de los párpados es mucho más fina y delicada.

Las raspaduras, laceraciones y arañazos se caracterizan por:

  • Raspaduras o raspones: son heridas superficiales causadas por roces y que normalmente arrancan solamente las capas superficiales, aunque si son intensos pueden llegar a las capas profundas.
  • Cortaduras o laceraciones: son rupturas en la piel causadas normalmente por objetos afilados o puntiagudos. Dependiendo del tipo de objeto y la fuerza aplicada pueden llegar a ser bastante profundas, e incluso llegar a afectar tejido muscular y nervioso.
  • Arañazos: estas heridas se caracterizan por ser alargadas y estrechas y, a diferencia de los cortes, no son muy profundas. No obstante, también hay que tener cuidado porque son susceptibles a infecciones, especialmente si han sido provocados por un animal.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Alicia Díaz

Enfermera, experta en Primeros Auxilios
Alicia Díaz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10
casos de cáncer de laringe se diagnostican cada día en España
'Fuente: 'Red Española de Registros de Cáncer: REDECAN''

PUBLICIDAD