PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Holter
Conocer con detalle la actividad eléctrica del corazón en tan solo unas horas es posible gracias al holter, un dispositivo que te llevas a casa y que registra los datos a analizar por el médico mientras haces tu vida normal.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace el holter

En primer lugar, el médico valorará si puede ser útil realizar el holter ambulatorio en tu domicilio. La mayor parte de las veces se realiza un holter de 24 horas, aunque hay situaciones especiales donde se puede indicar realizar un holter durante menos o más horas.

Se te citará un día para recoger el dispositivo y se te explicarán las medidas básicas que debes saber para someterte a la prueba. Lo mejor es que llegues al hospital temprano, para llegar a tiempo de recoger el dispositivo y poder realizar una actividad diaria cotidiana el resto del día, ya que no es preciso que cambies tus hábitos el día de la prueba. Tan solo se recomienda no tomar desde el día de antes café, alcohol y bebidas excitantes. Evita planificar cualquier actividad estresante el día que te vayas a realizar el holter, ni siquiera deporte moderado (como correr o hacer bicicleta). Sólo estará indicado realizar ese tipo de ejercicio físico si los síntomas que se estudian aparecen durante el mismo y no son síntomas graves.

En el centro médico, te colocarán una serie de sensores en la piel del tórax, que derivarán en un dispositivo pequeño que recoge los datos eléctricos. Si eres alérgico al esparadrapo o alguna sustancia que utilicen para fijar los sensores deberás comunicarlo previamente. A día de hoy hay holters que son una sencilla cinta que rodea el tórax, sin cables ni sensores sueltos. Después de colocarlo comprobarán que todos los sensores funcionan y captan correctamente las medidas eléctricas del corazón.

Una vez colocados todos los sensores podrás realizar una vida cotidiana normal, sin realizar grandes esfuerzo ni grandes excesos. La comida debe ser ligera, se debe procurar un buen descanso nocturno y se recomienda pasear. Durante la noche no te darás cuenta de que llevas el dispositivo. Dormirás como haces una noche cualquiera.

A la mañana siguiente acudirás al centro médico y te ayudarán a quitarte todos los sensores con acetona, que diluye el pegamento. No debes quedarte a esperar resultados, ya que el médico deberá estudiar detenidamente los datos de tu holter. Algunos holter modernos envían por ordenador los resultados del estudio directamente, incluso existen holters fijos que se acompañan de marcapasos simultáneo.

Complicaciones del holter

El holter es una prueba completamente inocua, que no supone ningún riesgo para las personas que la realizan. La única complicación que se conoce de ella es que algunos de los sensores que se pegan a la piel pueden llegar a irritarla en personas especialmente sensibles, algo no muy frecuente.

Un holter jamás podrá alterar el ritmo cardíaco, ya que no es capaz de emitir descargas eléctricas y los sensores se colocan en la superficie de la piel.

Los únicos casos de complicaciones relacionados con el holter se deben a un mal uso del mismo, especialmente cuando el paciente que lo porta decide ducharse o bañarse. A fin de cuentas es un dispositivo eléctrico que no debe mojarse.

Actualizado: 15 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD