PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Urografía
La urografía es una prueba de imagen que permite estudiar el aparato urinario (riñones, uréteres, vejiga y uretra) y detectar posibles patologías, con la inyección de un contraste yodado que lo ‘dibuja’ en una radiografía.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace la urografía

En primer lugar te preguntarán si estás de acuerdo con someterte a la urografía y te pedirán que firmes el consentimiento informado, donde leerás en qué consiste la prueba. Te citarán para que te sometas a la prueba otro día y te explicarán cómo tienes que acudir a la cita.

Para realizarte la prueba acudirás directamente por la mañana; no debes olvidar permanecer en ayunas 8 horas antes. Los días previos a la prueba te darán unas recomendaciones dietéticas para mantener el colon limpio (fibra una semana antes de la prueba, y después dieta suave con caldos). Acude al hospital tranquilo y acompañado, con tiempo suficiente para que no estés estresado antes de la prueba. Antes de entrar a la sala donde te realizarán la urografía te pedirán que te cambies de ropa y te darán un batín de hospital. Una vez dentro verás varios monitores y una camilla donde te tumbarás boca arriba.

Antes de comenzar la intervención te colocarán un manguito en el brazo para controlar la tensión arterial, varios electrodos en el pecho para controlar el ritmo cardíaco, y una vía venosa en el otro brazo para inyectarte el contraste yodado. Al inyectártelo notarás calor en el brazo pinchado y también sofocos generalizados. Eso es normal y no debes alarmarte. También es frecuente que notes un sabor metálico en la boca que dura unos segundos.

Una vez inyectado el contraste debes permanecer inmóvil. El radiólogo te realizará radiografías seriadas de baja intensidad, así tomará fotos de las vías urinarias pintadas por el contraste en diferentes etapas. Si te mueves esas fotografías saldrán borrosas y tendrán que hacer más. Esta parte de la prueba dura varios minutos, hasta que todo el contraste se ha filtrado por los riñones y se ha expulsado por la orina.

Por último, te pasarán a otra sala para que descanses de la prueba y te mantendrán bajo vigilancia un rato. Te pedirán que bebas mucha agua, tanto en el hospital como en casa; esa es la mejor forma de limpiar tu cuerpo del contraste e impedir un daño renal agudo. Antes de marcharte del hospital te pedirán que orines para ver el aspecto de la orina y comprobar así que es normal.

Complicaciones de la urografía

Las complicaciones en la urografía no son muy frecuentes. Habitualmente se descarta realizar la prueba a personas que pueden tener un riesgo alto de efectos adversos. Algunas de las complicaciones que pueden ocurrir en ocasiones son:

  • Malestar, náuseas y vómitos
  • Desmayos y pérdidas de conciencia
  • Dolor de cabeza.
  • Alteraciones de la glándula tiroides.
  • Cambios de la tensión arterial de forma brusca
  • Reacción alérgica al medio de contraste radiológico
  • Fallo renal agudo grave.
  • Embolismos y coágulos locales
  • Acidosis metabólica.

Actualizado: 29 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD