PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Prick test: pruebas cutáneas de alergia
Las pruebas cutáneas de alergia o prick test se realizan sobre la piel con objeto de identificar la sustancia que puede desencadenar una reacción alérgica en el paciente. Conoce cómo se llevan a cabo.
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Cómo se realiza la prueba de alergia

Las pruebas de alergia se hacen habitualmente en un servicio de alergología. La técnica del prick test se realiza en una sola visita a la consulta. Inicialmente le informarán sobre la técnica que se va a realizar y las posibles reacciones cutáneas que pueden aparecer, como picor o una pequeña pápula en los puntos de los pinchazos.

Le limpiarán con alcohol la zona que se haya elegido para realizar la prueba, que puede ser la cara interna del antebrazo o la espalda. Una vez evaporado el alcohol, le aplicarán en la piel una gota con un extracto de la sustancia que se va a estudiar. Habitualmente se prueban distintos extractos, por lo que se ponen varias gotitas separadas unos 2 cm entre sí. El técnico que le realiza la prueba cogerá una pequeña lanceta y con ella atravesará la gota formando un ángulo de 45º. Pinchará levemente la piel realizando una punción muy superficial e intentando no hacer sangre. El pinchazo levantará mínimamente la piel para meter allí una pequeña fracción del alérgeno. Se utiliza una lanceta diferente para cada extracto a estudiar. Posteriormente se marcan los puntos de punción con una pequeña señal adyacente y se limpian los restos de las gotitas.

Le dirán que espere entre 10 y 20 minutos, generalmente 15 minutos, para proceder a leer los resultados de la prueba, es decir, para examinar la posible reacción cutánea que se pueda haber producido. Es muy importante que no se rasque la zona de la prueba durante este tiempo para no enmascarar los resultados. Las reacciones que se puedan producir pasado ese plazo, cuando el paciente ya ha abandonado la consulta, no se tienen en cuenta.

Cómo se realiza la prueba del parche o patch test

Para la realización de la prueba del parche o patch test hay que acudir dos veces a la consulta. Se le informará de la técnica que se le va a realizar. Le aplicarán en la espalda unos pequeños discos impregnados con una pequeña cantidad de la sustancia o sustancias que se van a evaluar. Estos pequeños discos se colocan en dos filas y se mantienen 48 horas. Pasadas esas horas debe volver a la consulta para leer los resultados, es decir, para evaluar la reacción cutánea que se haya podido producir.

Durante estas 48 horas hay que seguir algunas indicaciones para no alterar los resultados: no debe mojarse la espalda, hay que evitar el calor, la sudoración, y los ejercicios bruscos que puedan despegar la cinta, no hay que rascarse ni exponer a la luz la zona, no hay que tomar medicamentos que falsean los resultados como corticoides o antihistamínicos. Finalmente, si los parches empiezan a desprenderse, hay que fijarlos con un esparadrapo pequeño para evitar posibles reacciones al esparadrapo que falseen los resultados.

Complicaciones de las pruebas de la alergia

Las técnicas cutáneas de alergia son pruebas muy seguras. En muy raras ocasiones pueden ocurrir reacciones potencialmente graves con el prick test en pacientes especialmente sensibles a algún alérgeno. Los síntomas de alergia pueden ir desde una sensación de calor y la aparición de una erupción cutánea, hasta una reacción alérgica muy grave llamado shock anafiláctico. Siempre habrá un equipo preparado para solventar estas infrecuentes eventualidades.

La alergia se suele dar inmediatamente tras la administración del alérgeno. Sin embargo, muy raras veces, puede aparecer alergia horas después de la administración del contraste, originando picor, dificultad para tragar o para respirar. En tal caso debe contactar urgentemente con algún médico.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD