Ecografía abdominal
Escrito por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
A través del uso de ondas de ultrasonido, la ecografía abdominal permite observar los órganos y las estructuras del abdomen e incluso realizar drenajes de abscesos o tomas de biopsias.

Ecografía abdominal

La ecografía abdominal es una prueba diagnóstica que, a través del uso de ondas de ultrasonido, permite observar los órganos y las estructuras que se encuentran dentro de la cavidad abdominal. Además, permite realizar de forma simultánea intervenciones como drenaje de abscesos o tomas de biopsias, ya que hace posible dirigir las punciones a las zonas precisas de forma segura. También permite examinar el flujo dentro de los vasos sanguíneos a través de una ecografía especial llamada ecografía-doppler.

El aparato que sirve para hacer ecografías se llama ecógrafo y emite ondas de ultrasonido que no son detectables por el oído humano. Estas ondas se introducen en el cuerpo a través de una sonda llamada transductor, que se mueve por encima del órgano que nos interese estudiar. Las ondas se transmiten por el interior del cuerpo y al rebotar crean unas ondas que son distintas según la densidad del tejido que atraviesan, como por ejemplo distintos fluidos, el hueso o la grasa. Estas ondas son recogidas por el transductor y, a través de un ordenador, se generan imágenes del órgano que estamos estudiando.

La ecografía abdominal permite observar los órganos abdominales como el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el bazo, los riñones y la vejiga urinaria. También permite ver la aorta abdominal y detectar la presencia de líquido entre los distintos órganos. En las mujeres permite ver los ovarios y el útero, y en los hombres la próstata; sin embargo, estos órganos se ven mejor realizando una ecografía por vía vaginal en las mujeres o por vía transrectal en los hombres.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 02/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Luis Antón Aparicio

Oncólogo y paciente de cáncer de riñón

“El mejor tratamiento del cáncer de riñón es el diagnóstico precoz, porque con un diagnóstico precoz y un tratamiento quirúrgico en estadios iniciales la curabilidad es prácticamente absoluta”

 

PUBLICIDAD

10 años aumentará la esperanza de vida de los pacientes con fibrosis quística

La fibrosis quística aún no tiene cura, pero los niños nacidos en la última década con la enfermedad podrán vivir hasta los 40 años de media, 10 más de lo que vivían hasta ahora estos pacientes.

Fuente: 'European Respiratory Journal'

 

PUBLICIDAD