PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Resonancia Magnética Nuclear (RMN)
La resonancia magnética nuclear permite obtener imágenes detalladas del interior del cuerpo desde cualquier perspectiva, aportando información sobre patologías que no pueden verse con un TAC o una ecografía.
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Por qué se hace una resonancia magnética nuclear

La RMN se suele hacer sobre una parte concreta del organismo en la que se sospecha una enfermedad. Los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de una RMN son los siguientes:

  • En la cabeza puede ver tumores, abscesos, aneurismas, sangrado, infartos o lesiones nerviosas. También puede servir para estudiar patologías en los ojos y en el oído o enfermedades degenerativas cerebrales.
  • En el tórax se está utilizando mucho para estudiar la anatomía cardiaca o la patología de las arterias coronarias. También se utiliza en el estudio del cáncer de mama o en caso de tumores del pulmón.
  • En el abdomen y la pelvis permite estudiar con mucho detalle órganos tales como el páncreas, los riñones o el hígado, el útero y los ovarios en mujeres, o la próstata en varones. Allí se pueden encontrar tumores, infecciones, malformaciones, etcétera.
  • Los vasos sanguíneos se ven muy bien con la RMN. Permite ver trombos, infartos, aneurismas, malformaciones o sangrado.
  • La RMN puede diagnosticar numerosos problemas en huesos y articulaciones tales como artritis, fracturas, problemas en ligamentos, tendones o cartílagos. Además, como en los otros órganos, se pueden ver tumores o infecciones. Se utiliza mucho para estudiar los problemas de columna vertebral como las hernias de disco, pues permite ver con mucho detalle los discos intervertebrales, la médula espinal y los nervios que salen de la médula. También se utiliza con frecuencia en problemas de la rodilla, para estudiar sus distintos ligamentos o los meniscos. Y en problemas como la osteonecrosis o infarto óseo.
  • En muchas ocasiones, para realizar esta técnica es necesario administrar un líquido llamado contraste que resalta los órganos estudiados y facilita la interpretación de las imágenes. El contraste más utilizado se llama gadolinio y, al contrario que el contraste usado para hacer un TAC, no está compuesto por yodo, por lo que es poco probable que cause efectos secundarios o alergia. Este medio de contraste se administra por vía intravenosa.

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD