PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Prueba del aliento
La prueba del aliento es un test médico cómodo y sencillo que se realiza para detectar la bacteria ‘Helicobacter pylori’ en el estómago, y poder así administrar al paciente un tratamiento que la elimine. Conoce cómo se hace.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Resultados de la prueba del aliento

Los resultados de la prueba del aliento deben ser interpretados por un gastroenterólogo para que valore las medidas a tomar si es un resultado positivo. Cuando es positivo el médico te recetará tres medicamentos que eliminan el Helicobacter pylori del estómago. Estos medicamentos son el omeprazol acompañado de dos antibióticos (habitualmente amoxicilna y claritromicina, pero hay muchas más opciones). Después de unas semanas te volverán a repetir la prueba para comprobar que todo está bien.

Cuando el resultado es negativo se descarta que tengas a la bacteria colonizando el estómago. El médico no podrá prescribirte ningún medicamento contra ese microorganismo porque no te serviría de nada. Si te han hecho la prueba porque tenías síntomas de indigestión el médico planteará otras pruebas diferentes que intenten descubrir por qué presentas estos síntomas.

Algo a tener en cuenta es que la prueba puede arrojar un resultado falsamente negativo y que en realidad sí que tengas el Helicobacter pylori en tu estómago. Si el médico cree que ese es tu caso podrá repetir la prueba en otra ocasión, y esta vez deberás extremar los cuidados previos (como los medicamentos y el ayuno). Esta situación es bastante infrecuente, porque la prueba da resultados muy acertados.

Actualizado: 15 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''

PUBLICIDAD